Intento magnicidio en Argentina es operación geopolítica contra gobiernos progresistas

“Es difícil saber qué va a pasar en Argentina, pero en Argentina se está montando una operación geopolítica que tiene que ver con la recuperación de un espacio en medio de una derrota estratégica del imperialismo en la región”, adelantó el periodista William Castillo, en un Programa Especial de VTV donde se analizó el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK).

“¿Qué se busca, a un año de las elecciones en Argentina?, es crear el ambiente, crear una política con apoyo de medios y la manipulación millonaria de las redes sociales”, planteó y se respondió de inmediato el también viceministro de Políticas Antibloqueo de Venezuela, al vislumbrar la intención de crear una situación de conmoción en ese país para culpar a las fuerzas progresistas de todo lo malo que pueda ocurrir en las calles.  

Recordó que el sistema de justicia en Argentina, está fracasando en su intento de “Lawfare” para pedir cadena perpetua por supuestos delitos de corrupción contra la vicepresidenta, debido al proceso judicial en curso sin presentar ninguna prueba.

Además, las redes sociales en días previos al atentado, ventilaban abiertamente la apología al odio cuando se pedía la “pena de muerte” contra CFK, el ataque a su hijo y toda clase de tropelías que violan los Derechos Humanos.

Comparó este intento frustrado de acabar con la vida de Cristina Fernández, con lo ocurrido en Latinoamérica en los años recientes, cuando se logró un impulso de gobiernos progresistas que luego fue cortado abruptamente por medio de la violencia.

Explicó que la muerte del Comandante Chávez en Venezuela está en sospecha, porque hay fuerte hipótesis de magnicidio inducido; el golpe en Brasil contra Dilma Rousseff, en Paraguay contra Fernando Lugo y contra Manuel Zelaya en Honduras; la violencia en Ecuador contra Rafael Correa y en Bolivia el golpe final contra Evo Morales, quien salvó la vida tras eludir los planes de matarlo.

Y en Venezuela, con el magnicidio en grado de frustración contra el presidente Nicolás Maduro, con drones explosivos de tecnología extranjera, cuyos autores materiales y algunos intelectuales están convictos y confesos.

“¿Qué nos dice ese contexto?, desestabilización política por la vía del magnicidio y la violencia política”, lamentó Castillo.

Mediática minimiza gravedad:

El Viceministro, además, destacó la conducta de medios y periodistas de la derecha que a través de operaciones indirectas impactan la emocionalidad de la gente para que justifiquen los daños de una campaña de odio sin precedentes, en especial por lo que está ocurriendo en Argentina.

“No son descuidos de periodistas, a mi criterio los periodistas fingen demencia, lamentablemente”, dijo sobre el periodismo argentino que en su mayoría se suma a la operación de “naturalizar” o justificar el grave hecho del intento de magnicidio.

En el programa se proyectaron cortos de espacios periodísticos de la TV argentina con intervenciones, entrevistas y “análisis” en que se debatía porqué el arma se encasquilló y no funcionó tal como quería el asesino, desviando la verdadera gravedad de lo que sucedió.

Incluso, se evidenció un programa donde se explicaba cómo debía ser manejado un arma correctamente para que funcionara a cabalidad.

“Lo perverso y terrible es que están prestándose los medios, los periodistas y los invitados para legitimar eso”, calificó Castillo, al punto que pareciera –dijo- que los periodistas están aconsejando que se ensaye para que no haya fallas.

“El arma es el protagonista, el percutor y la metodología, y no la gravedad del hecho. Son operaciones psicológicas. La operación política era darle dos tiros en la cara y matarla ante el mundo, frente a su pueblo, su casa y su familia; y conmocionar a la sociedad argentina. Eso es obvio”, respondió Castillo, contundente, sobre la verdadera misión del atacante magnicida, sujeto que está detenido hoy por la justicia de ese país.

Ante la nueva orientación que los medios argentinos están haciendo tras el frustrado ataque, el periodista y comunicador venezolano fue tajante:

“Creo que hay una respuesta popular en las calles de Argentina, pero la situación es verdaderamente peligrosa y habla del peligro para toda la región”.

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/EL