En Colombia reina la impunidad en más de 200 altos oficiales vinculados a delitos de lesa humanidad desde 1998

Desde el año 1998 hasta la fecha 203 altos oficiales han sido vinculados a delitos de lesa humanidad en Colombia, detalló el director de la Asociación de Colombianos en Venezuela, Juan Carlos Tanus.

Detalló que esos casos cuentan con expedientes producto de las denuncias de las comunidades, familiares de desaparecidos o pobladores afectados o desplazados de sus regiones.

Tanus aseveró que la Fiscalía abre investigaciones, encuentra pruebas contundentes, “pero el aparato político y el gobierno de Estados Unidos han impedido que eso avance, por eso Iván Duque, presidente de Colombia, actúa y vincula con estos delitos a nueve generales y altos oficiales de su gobierno. Además, los promueve al interior del ejército. Uno de ellos asociados con la educación y formación de los nuevos oficiales”.

Durante entrevista en el programa Al Aire transmitido por Venezolana de Televisión (VTV), se refirió al caso del M/G Edgar Alberto Rodríguez Sánchez, quien está vinculado a 32 ejecuciones extrajudiciales.

“Eso muestra la división interna que presenta el ejército, así como el orden político que desde la Casa de Nariño (sede del Gobierno de Colombia) se ejecuta con el traslado, ubicación y reubicación de militares comprometidos con delitos de lesa humanidad”, lamentó, y explicó el caso de Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, quien está relacionado en 42 falsos positivos desde el año 2007 con el gobierno de Uribe.

Tanus acotó que “terminaron incluso con el batallón de la copa en el departamento de Bolívar en Cartagena. Ahora le toca a Duque contener esa división, hay que intervenir el aparato militar colombiano”.

Sin defensa de los derechos humanos

El director de la Asociación de Colombianos en Venezuela manifestó que el gobierno colombiano no responde a la necesidad imperiosa de la defensa del derecho a la vida, eso es motivo para ser sancionado. Repudió que su nación tenga un Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la oficina permanente desde hace 20 años y “entendemos que desde hace muchos años realizan esfuerzos, pero no hay políticas del gobierno frente a los derechos humanos”.

Desplazamientos internos

Colombia durante 2020 vivió grandes desplazamientos internos, especialmente en el Norte de Santander, la región más cercana de Venezuela, recordó Tanus, igual ocurrió al sur del país y en las comunidades de Chocó y Nariño.

Ante eso la comunidad internacional ha recibido la denuncia, “pero no hay nada concreto frente a una sanción que vaya mucho más allá del tema político con el presidente Duque”.

Estadísticas demuestran que hay 203 altos oficiales vinculados a delitos de lesa humanidad en Colombia
“La frontera entre Colombia y Venezuela necesita legislación de orden estructural, teniendo en cuenta el desplazamiento interno y  la realidad colombiana”, expresó Juan Carlos Tanus, director de la Asociación de Colombianos en Venezuela.

Migración y frontera

Tanus acotó que el gobierno de Duque le sacó partida a la migración venezolana y jugó el término de los políticos en el desarrollo de estrategias que finalmente pudieron consolidarse en el plano internacional, no solo en lo mediático “sino en la realidad, ya que Colombia tuvo 40 mil muertos por COVID-19 y muestran las deficiencias y dificultades que tiene la política pública hacia lo exterior y en términos mediáticos quisieron imponer matrices de opinión en contra de los migrantes de origen venezolano en territorio colombiano”.

Por otra parte, se le suman los 8 puntos negativos que tiene el Producto Interno Bruto este año, lo que refleja la realidad de lo que quisieron vender y no pudieron, además, las políticas en salud, decisiones frente al tema laboral no muestran un panorama distinto para 2021.

“La situación de orden público que padece la sociedad colombiana se ve reflejada en el decrecimiento económico que va a impedir que siga haciéndole creer a la comunidad internacional que Colombia tendría la capacidad para recibir por lo menos 500 mil venezolanos en su territorio, que es la cifra que consideramos debería haber de acuerdo con los indicadores que muestra Migración Colombia cada mes”, enfatizó. 

Por consiguiente, “se mostró el fracaso que los Estados Unidos han impuesto, la expresión macondiana de Juan Guaidó, Leopoldo López, sumado a toda la expresión uribista en Colombia se vio fracasada frente a eso”.

Sin embargo, Tanus acotó que todavía hay expresiones desde lo económico local que intentan motivar y exacerbar corrientes de migraciones porque necesitan esa nueva dimensión en 2021: “La mano de obra que compra mucho más barato y le pagan peor que a las circunstancias de los mínimos salariales en Colombia”.

/JB