Venezuela es un pueblo productivo que no se deja vencer por las dificultades

En 2019, los ojos del mundo estuvieron puestos en la tierra de Bolívar que atacada ferozmente por un guion de guerra multiforme imperial no sucumbió y aún en los momentos más difíciles se mantuvo de pie, produciendo, sacando la nación adelante y sobre todo con una alta moral para defender la patria.

Con un reimpulso económico, social y cultural Venezuela se inscribe en una vanguardia latinoamericana que transita el camino de la recuperación, renovación y prosperidad de la nación.

Todo ha sido gracias a la conciencia de millones de mujeres y hombres que todos los días antes de salir el sol ya están prestos para producir y enaltecer a la Venezuela heroica, nuestra nación sigue firme y no se doblega ante las pretensiones imperiales y neocoloniales.

Frente a la inédita guerra económica que hoy padece la República, la imposición de las injustas e ilegales medidas coercitivas unilaterales que ha puesto en marcha el gobierno de Estados Unidos, como método político de dominación, se pone de manifiesto la valentía de un pueblo vigoroso que junto al presidente Nicolás Maduro, se ponen en la primera línea de batalla para combatir la maldad del enemigo que causa sufrimiento al pueblo y levantar las banderas de la victoria patria, reseñó el portal web de la Vicepresidencia de la República.

Frente a los ataques tempranos del enemigo en 2019, como el inédito complot gringo para apagar a Venezuela y arrebatarle el servicio eléctrico y con ello el resto de los servicios básicos como agua, transporte, gasolina, salud, alimentación y educación entre los venezolanos se renovó un espíritu de solidaridad familiar y social que con decoro y el esfuerzo del trabajo dejó en evidencia el amor patrio que nos caracteriza. Con ello el Jefe de Estado avanzaba para superar la coyuntura política con la ayuda de gobiernos y pueblos aliados del mundo.

Más tarde, el ataque a nuestra economía se intensificaba con medidas de bloqueo naval internacional para privarnos de las medicinas, alimentos y otros necesarios para la vida, y frente a esto, el pueblo venezolano se reinventa y comienza a construir una producción autosustentable que ha permitido mantener la paz del país. Con ellos el sector privado suma para elevar el acceso a bienes y servicios necesarios y se abre un abanico de opciones para la vida común digna.

El presidente Maduro, hombre trabajador y planificador como lo hace cualquier padre de familia para protegerla, amplió la política social del Sistema Patria y ajusta un plan de bonos de subsidios para abrazar a los más humildes.

Los aumentos del salario también se pusieron en primera línea de protección y los esfuerzos para garantizar los alimentos por la vía de los CLAP- que fueron objeto de sanciones gringas- se garantizó este derecho fundamental, así como el sistema educativo que nunca se suspendió con sus docentes patriotas al frente y el Sistema Público de Salud, que siempre ha mantenido sus puertas abiertas con un ejército de trabajadores comprometidos.

Los venezolanos no se dejan vencer ante las adversidades presentadas, al contrario buscan alternativas para sacar adelante la patria. Un pueblo que no es débil, ni cuantitativo, ni cualitativamente, porque son ellos quienes mantienen activos los medios de producción en la nación.

Mientras que en otros países de la región con economías de corte neoliberal, los ajustes del Fondo Monetario Internacional (FMI) golpean fuertemente a los pueblos sin que sus gobernantes lo impidan, crecen las asimetrías sociales y se aplican severos ajustes antipopulares que se expresan en las calles con protestas y paros de los aparatos productivos mientras que en Venezuela, el Gobierno Bolivariano realiza inmensos esfuerzos para proteger a los connacionales. Esto se traduce en la paz y el bienestar del país que se acompaña de la conciencia social alcanzada en 20 años de Revolución.

En un contexto histórico vale citar que la historia reciente del país, el pueblo de Venezuela sufría terribles exclusiones sociales y de distribución de las riquezas de la nación, eso cambió con la llegada del presidente Hugo Rafael Chávez Frías en 1999.

El comandante Chávez se declaró obrerista y comenzó a realizar proyectos de defensa para proteger a todos los ciudadanos con un nuevo marco constitucional. Desde entonces el pueblo se empieza a valorar y levanta su moral con patriotismo, entrega, solidaridad, capacidad de sacrificio, unidad y colectivismo que hoy se consolida frente a los ataques imperiales.

En la actualidad, el Jefe de Estado, primer presidente obrero salido de las filas del combate laboral, sigue el legado de defender al pueblo ante cualquier situación. Hoy en día la nación tiene el honor de levantar su voz y banderas de inclusión social como nunca antes en la historia del país.

“No habrá bloqueo que pueda detener la marcha victoriosa de la Revolución hacia la máxima felicidad social del pueblo”, aseveró el presidente Maduro.

Mediante su cuenta Twitter @NicolasMaduro, el 07 de agosto de 2019 escribió:

Venezuela es una nación que construye y muestra su verdad al mundo en el cumplimiento de un marco constitucional y de aplicación de los debidos procesos y hoy reclama su derecho de transitar como pueblo libre y soberano sin tutelaje imperial. En ella se inscribe el nombre de millones de mujeres y hombres que cada día desde su trinchera de lucha defienden la patria con trabajo, disciplina y valentía y con ello este 2020 se muestra lleno de esperanza con un acumulado de experiencias que son la carta de navegación para consolidar la Venezuela heroica.

Valiente y heroico, así es el pueblo venezolano que no se deja vencer por las dificultades.

/JB