Venezuela desarrolla esquemas de granjas familiares de pequeñas superficies que producen proteína animal

El ministro del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, mostró este domingo un ejemplo del trabajo de familias venezolanas en el campo, con la Agropecuaria Don José, en Barinas, donde en una pequeña superficie de terreno se trabajan hasta 4 rubros de proteína animal.

«Este es ejemplo de lo que queremos visualizar y trabajar de manera armónica, en micros, pequeñas y medianas superficies», expresó el ministro Castro Soteldo, al compartir la experiencia de trabajo de don José García y su familia, durante el programa Cultivando Patria, transmitido este domingo por Venezolana de Televisión (VTV).

Explicó que el esquema de pequeñas superficies, de gestión familiar, aprovechan todos los elementos para que el dueño, la esposa, los hijos y sus compañeras y los nietos, aprendan en el terreno cada día. «Esta es una universidad de la vida, aprendiendo valores y alimentando la espiritualidad», sentenció.

La granja familiar, ubicada en la parroquia Los Guasimitos del Municipio Obispos de la entidad llanera barinesa, ocupa una superficie de 20 hectáreas donde se producen pollos de engorde, gallinas ponedoras de huevos, cerdos y ceba de ganado de hasta 300 kilos.

Los rubros de proteína animal se combinan, además, con siembra de algunos alimentos, entre ellos una variedad de «topochos puyáos» que el Ministro confesó nunca haber visto anteriormente en ninguna parte del país.

Posee diversos galpones, cada uno con capacidad para mil pollitos que se engordan durante 42 días para luego ir al beneficio, empaquetarse y venderlos al mercado local.

En el caso de la carne porcina, poseen instalaciones para 600 cochinitos que entran con pocos kilos y en seis meses salen al matadero con más de 90 kilogramos de peso.

La Agropecuaria Don José fue creada como empresa familiar en marzo de 2010, pero comenzó primordialmente como una Granja integral de producción avícola, que  anteriormente era trabajada por el padre del actual dueño, quien destacó que pasará como legado a sus hijos y éstos lo harán en el futuro a sus descendientes.

«Este es ejemplo para toda la familia en el poquito de tierra que tenemos, podemos aprovecharlo. Era de mi papá, y como tradición nos quedó a nosotros y pasará a mis hijos…», dijo don José, quien confesó que hace unos años uno de sus hijos quería emigrar al exterior, y lo convenció de trabajar en Venezuela, «porque estas tierras son prodigiosas».

VTV/Ora/maye