Vacuna Sputnik-V, expresión de solidaridad de Rusia con Venezuela y el mundo

Con una amplia seriedad científica, el jefe del Kremlin, Vladimir Putin, sorprendió al mundo anunciando el pasado mes de agosto, que Rusia registraba la primera vacuna contra el nuevo Coronavirus.

La vacuna bautizada «Sputnik-V», en alusión al Sputnik-1, el primer satélite soviético lanzado al espacio en 1957, fue desarrollada por los investigadores del Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Rusia y fue registrada después de dos meses de ensayos en humanos.

El fármaco consta de 2 componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5.

Es una vacuna de vector viral no replicante: usa material genético del Sars-Cov-2, en este caso un gen que codifica la proteína 5 que forma la «corona» del virus, insertado en un vector; es decir, usa como vehículo o vector un virus que no se puede reproducir y que transporta material genético del coronavirus, publicó el portal internacional Report.

La aplicación consta de 2 dosis a través de inyecciones intramusculares con 21 días de diferencia.

El ensayo de Fase 3, es aleatorizado y doble ciego: ni el voluntario ni el investigador saben quién pertenece al grupo de receptores del placebo y quién recibe el candidato a vacuna, luego se hace seguimiento médico. El ensayo busca probar la inmunogenicidad y la seguridad de la vacuna.

Hoy Venezuela es ejemplo de esta importante iniciativa que apunta a la cooperación y multilateralismo.

Vale recordar que en agosto, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que la Nación Bolivariana se suma a los avances de la vacuna rusa, e instruyó al ministro del Poder Popular para la Salud, Carlos Alvarado, a esta gestión de ensayos clínicos de la Fase III.

Este 2 de octubre arribaron a suelo Bolivariano, vacunas Sputnik-V, como expresión de apoyo al combate contra la COVID-19 y se convierte en la primera nación latinoamericana y caribeña en recibirla en el hemisferio; sin duda una muestra de solidaridad entre los pueblos para salvar la vida de millones.

Venezuela celebra este importante logro, al recibir el primer lote de vacunas contra la COVID-19 como parte de la Fase 3 del ensayo clínico que lleva a expandir las políticas de contención del virus y con ello a salvar millones de vida en el planeta, con el espíritu de solidaridad y humanismo que hoy se expresa en la cooperación con la Sputnik-V, que llegará a toda latinoamérica.

En este contexto, Venezuela con las relaciones de cooperación con Rusia, que sembró el comandante Hugo Chávez, legado consolidado por el presidente Nicolás Maduro, levanta las banderas de la paz y la hermandad frente a cualquier asedio imperial.

/maye