Tomografía computarizada: una alternativa para el tratamiento del cáncer de pulmón

En la actualidad, las tasas de supervivencia del cáncer de pulmón indican que las personas que lo padecen en etapa 1A, tienen una probabilidad de sobrevivir de 73% en los cinco años después del diagnóstico, pero en aquellas en etapa 2B, la supervivencia a cinco años baja a 36%. Esto se debe a que suele ser una enfermedad con síntomas silenciosos, que resultan en diagnósticos tardíos.

En ese sentido, alrededor del 80% de los pacientes terminan recibiendo sus diagnósticos cuando se encuentran en los estados 3 o 4, donde solo es posible el tratamiento paliativo y por tanto, se presenta mucha más dificultad, contrario a cuando la enfermedad se detecta antes de los estados 1 o 2, abriendo la posibilidad de un tratamiento oportuno y mucho más eficaz.

Cabe destacar, que existen factores de riesgo a considerarse cuando se trata del surgimiento de esta enfermedad, tales como la edad, a sabiendas de que las personas que son diagnosticadas en promedio sobre los 71 años presentan riesgos significativos, además de tener en cuenta en segunda y tercera instancia, los antecedentes familiares y el hecho de ser fumador activo o pasivo, incrementa las posibilidades de padecer cáncer de pulmón.

De acuerdo con la tendencia sostenida de factores de riesgo en este tipo de cáncer, el sector salud ha tenido que tomar medidas y compromisos específicos para impulsar la innovación e impactar sobre la calidad de vida, los tiempos de tratamiento y la precisión de los resultados. Esto gracias a las alternativas tecnológicas como la Tomografía Computarizada (TC), que se adapta a diferentes necesidades, refieren medios internacionales.

Esta alternativa de diagnóstico genera comodidad y permite procesos menos invasivos en el cuerpo. La Tomografía, sin duda, mejora la experiencia del paciente, reduciendo los riesgos y dejando a un lado los miedos asociados a los exámenes médicos. Con el avance tecnológico, los tiempos de los tratamientos son menores y gracias a la inteligencia artificial médica, pueden identificar lesiones pulmonares, calcular el volumen, el diámetro 2D y 3D y la carga tumoral.
 
“Contar con resultados precisos en corto plazo está permitiendo que los clínicos tomen decisiones anticipadas en el diagnóstico e impacten la vida y recuperación de los pacientes”, explica brevemente el director de Tomografía Computarizada para Siemens Healthineers Latinoamérica, John Carrillo.

“El manejo del paciente oncológico es fundamental en cada etapa y su camino médico debe empezar por un diagnóstico precoz, con el fin de definir un tratamiento adecuado que le permita retomar su vida después de ganar la batalla. Es muy gratificante ver cómo la tecnología impacta en la experiencia, el tiempo de tratamiento y la precisión de los resultados. Sin duda alguna, los avances tecnológicos son un imperante del sector salud para el bienestar de la población” finaliza Carrillo.

Signos y síntomas

  • Una tos que no desaparece o que empeora.
  • Tos con sangre o esputo (saliva o flema) del color del metal oxidado.
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando se respira profundamente, se tose o se ríe.
  • Ronquera.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Dificultad para respirar.
  • Cansancio o debilidad.
  • Infecciones como bronquitis y neumonía que no desaparecen o que siguen recurriendo.
  • Silbidos de pecho.

VTV/EL/JMP