Telescopio Webb capta fantasmal luz intracumular

Gracias a los ‘ojos’ infrarrojos del telescopio espacial James Webb, se ha observado con una nitidez sin precedentes la luz difusa y muy débil de estrellas que no están unidas gravitacionalmente a ninguna galaxia dentro de grandes cúmulos. Los datos procesados en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), también ofrecen pistas sobre la materia oscura.

En los cúmulos de galaxias hay una fracción de estrellas que vagan en el espacio intergaláctico, debido a que son arrancadas por enormes fuerzas de marea que se generan entre las distintas galaxias.

El brillo que proviene de estas estrellas recibe el nombre de luz intracumular (ICL, por sus siglas en inglés) y es extremadamente débil. Representa solo 1% o menos del brillo del cielo más oscuro que se puede observar desde la Tierra.

El Webb ofrece un retrato inédito de la luz intracumular de estrellas que vagan en el espacio intergaláctico, debido a que son arrancadas por enormes fuerzas de marea que se generan entre las distintas galaxias del cúmulo.

Este es uno de los motivos por el que las imágenes tomadas desde el espacio son extremadamente útiles para su análisis. En concreto, las longitudes de onda infrarrojas permiten obtener información de zonas más lejanas del centro del cúmulo que la luz que nos llega en el visible.

Las imágenes obtenidas con el Webb del centro de este cúmulo, son dos veces más profundas que otras anteriores tomadas por el telescopio espacial Hubble.

“En este estudio demostramos el gran potencial del James Webb para poder observar algo tan débil, y esto nos va a permitir estudiar cúmulos de galaxias más lejanos y con mucho más detalle”, destaca Montes.

Las imágenes obtenidas con el Webb del centro del cúmulo SMACS-J0723.3-7327, son dos veces más profundas que otras anteriores tomadas por el telescopio espacial Hubble.

VTV/CC/JMP

Fuente: SINC