Rusia advierte que Ucrania roza el «terrorismo nuclear»

Ucrania viola el principio fundamental del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), al lanzar ataques contra objetos de infraestructura nuclear, incluida la planta de Zaporozhie, declararon este miércoles desde la Cancillería rusa.

«No se puede disparar contra instalaciones nucleares, no se pueden exponer las plantas nucleares a la artillería o a cualquier otro tipo de fuego. Es extremadamente peligroso», afirmó este miércoles Ígor Vishnevetsky, vicejefe del departamento de la Cancillería rusa, según reseña Sputnik.

«La parte ucraniana lo entiende muy bien, pero sin embargo, lo hace, dedicándose prácticamente al terrorismo nuclear y es muy preocupante que sea apoyado en este sentido. Esto significa alentar al agresor -en este caso a Ucrania- a continuar con estas acciones irresponsables. Esto podría terminar en un desastre», advirtió durante su intervención en la conferencia de países firmantes del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Asimismo, el representante aseguró que Moscú está «muy interesada» en organizar la visita de una delegación del OIEA a la planta de Zaporozhie. Las autoridades rusas se esforzarán por que el viaje tenga lugar «en un futuro muy próximo».

Momentos antes, el presidente ucraniano Vladímir Zelenski, señaló que Kiev se mantiene en contacto permanente con el OIEA y que está dispuesto a dejar pasar una misión de la organización a la central en cuestión.

Además, el mandatario instó a Rusia a retirar sus tropas de la planta y de los territorios colindantes sin condiciones previas y «lo antes posible».

La semana pasada, el secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a establecer un perímetro desmilitarizado en la zona de la planta para garantizar su seguridad.

El representante permanente de Rusia ante el organismo, Vasili Nebenzia, enfatizó que si los militares rusos abandonan la central nuclear, esta quedará «desprotegida» y «podrá ser utilizada» por Kiev para perpetrar «provocaciones más terribles».

La situación en la central nuclear de Zaporozhie se viene agravando desde el pasado viernes 5 de agosto, cuando las autoridades de la ciudad de Energodar denunciaron varios ataques contra la planta, que atribuyeron a las fuerzas ucranianas.

El director de la OIEA, Rafael Grossi, declaró un día después que la institución estaba «extremadamente preocupada» por las acciones cerca de la central y advirtió que el riesgo de una posible catástrofe nuclear es «muy real». No obstante, las fuerzas ucranianas volvieron a lanzar el pasado jueves varios ataques contra la planta nuclear.

Ante ello, Rusia solicitó convocar una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la situación, en la que Grossi propuso desplegar una misión de expertos para inspeccionar la instalación. Además, instó a las autoridades rusas y ucranianas a cooperar para que los expertos de la organización tengan acceso a la central.

El pasado domingo, la Unión Europea instó a Rusia a retirar inmediatamente sus fuerzas militares de la central y de toda Ucrania, al tiempo que acusó a Moscú de impedir que «se cumpla la seguridad nuclear y radiológica» en la planta.

Por su parte, desde la Cancillería rusa desmintieron las alegaciones de Bruselas y reiteraron que los ataques contra la planta nuclear los llevan a cabo formaciones ucranianas «bajo órdenes de Kiev».

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/JMP