Rusia condena veredicto que autoriza extradición de Julian Assange a EE.UU.

Este viernes la Federación de Rusia a través de la portavoz  del ministerio de Asuntos Exteriores, María Zajárova, condenó la decisión de la Justicia británica de aprobar la extradición a Estados Unidos (EE.UU.) del fundador de WikiLeaksJulian Assange.

Zajárova de acuerdo a un mensaje publicado a través de Telegram escribió que «este vergonzoso veredicto en el marco de un caso político contra un periodista y activista social es otra manifestación de la mentalidad caníbal del dúo anglosajón».

 «Occidente celebró de forma decente el Día Internacional de los Derechos Humanos y el fin de la Cumbre por la Democracia», subrayó la portavoz del gobierno ruso.

La condena por parte del gobierno ruso surge luego que el Tribunal Superior de Justicia de Londres aprobó la extradición del fundador de WikiLeaks, señalando que está satisfecho con las garantías de la parte estadounidense de que Assange no será sometido a un duro régimen conocido como medidas administrativas especiales cuando esté bajo custodia en EEUU.

La Alta Corte de Justicia del Reino Unido aceptó la apelación de los fiscales estadounidenses contra un veredicto anterior que negaba la extradición del fundador de WikiLeaks Julian Assange a Estados Unidos (EEUU).

La decisión, calificada de un «aborto de la justicia» por la compañera sentimental del periodista australiano, implica que Assange seguirá en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh hasta que concluya la nueva apelación que presentará su defensa ante la Corte Suprema británica.

WikiLeaks ha dicho que Estados Unidos quiere juzgar al periodista por «publicar información verídica que revela los crímenes cometidos por el gobierno estadounidense en el campo de detención de Guantánamo, Irak y Afganistán, y los detalles de las torturas de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos de América (CIA, por sus siglas en inglés)».

Si es extraditado, juzgado y condenado, Assange -al que EEUU considera un pirata informático- podría ser encarcelado a un máximo de 175 años de cárcel, aunque la sentencia exacta es difícil de calcular y podría ser más corta, refieren medios internacionales.

EL