Robot Perseverance prepara depósito de muestras en Marte

Si no surge ningún imprevisto, en los próximos días el robot Perseverance de la NASA comenzará a preparar el primer depósito de muestras en otro mundo. Esto marcará un hito crucial en la campaña de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) para traer muestras de Marte a la Tierra con el fin de estudiarlas a fondo en los laboratorios mejor equipados de la Tierra.

El rover robótico dejará caer, de uno en uno y en puntos distintos de la zona, tubos de titanio albergando cada uno de ellos un núcleo pétreo (muestra del interior de una roca) del tamaño de una tiza. Los tubos serán soltados desde el vientre del robot a casi un metro del suelo, en una zona del cráter Jezero apodada “Three Forks”. A lo largo de unos 30 días, el Perseverance depositará un total de 10 tubos con muestras representativas de la diversidad del registro rocoso del cráter Jezero.

El rover ha estado tomando un par de muestras de cada uno de sus objetivos pétreos de estudio. Una muestra de cada par se depositará en Three Forks para componer el depósito de muestras, que será el de reserva. El depósito principal será el propio Perseverance, en cuyo interior permanecerán las demás muestras.

Si todo marcha como está previsto, las muestras que se envíen a la Tierra serán las almacenadas en el Perseverance. Dichas muestras serán cargadas a bordo de un vehículo que las llevará fuera de Marte. Ese vehículo llegará al Planeta Rojo como parte de una futura misión. En caso de que ocurra algo que impida acceder a las muestras guardadas en el Perseverance, se recogerán las del depósito que este robot está a punto de comenzar a preparar.

Uno de los primeros requisitos para preparar el depósito de muestras es seleccionar en el cráter Jezero un tramo de terreno llano y libre de rocas en el que haya espacio para depositar cada tubo.

Tras elegir un lugar adecuado, la siguiente tarea de la campaña consistió en determinar exactamente dónde y cómo colocar los tubos en ese lugar. No se puede simplemente dejarlos caer en una gran pila porque los helicópteros de recuperación están diseñados para interactuar con un solo tubo a la vez. Los helicópteros están pensados para servir de reserva, igual que el depósito en suelo marciano.

Para garantizar que un helicóptero pueda recoger cada muestra sin interferencias con las demás y sin obstrucciones por alguna roca o desnivel, cada punto en el que se suelte un tubo debe tener una “zona de operaciones” de al menos unos 5 metros de diámetro. Para ello, los tubos se depositarán en la superficie siguiendo un intrincado patrón en zigzag, con cada muestra separada de las adyacentes por un espacio de entre 5 y 15 metros.

El éxito del depósito dependerá de la colocación precisa de los tubos. Antes y después de que el Perseverance deposite cada tubo, los controladores de la misión en la Tierra revisarán multitud de imágenes del rover. Esta evaluación también servirá para obtener datos precisos que permitan localizar los tubos en caso de que estos queden cubiertos por polvo o arena antes de ser recogidos.

La misión principal del Perseverance, que llegó a la superficie de Marte en 2021, concluirá el 6 de enero de 2023, y al día siguiente comenzará la misión extendida.

VTV/CC/CP

Fuente: NCYT de Amazings