Revelan misteriosa fuente cósmica de las partículas fantasmas extragalácticas

Un equipo internacional de investigadores reveló, por primera vez, el origen de los neutrinos de alta energía, partículas elementales que llegan a nuestro planeta desde las profundidades del Universo.

Los científicos creen que los neutrinos nacen en los blazares, núcleos galácticos alimentados por agujeros negros supermasivos. Los resultados se han publicado recientemente en la revista Astrophysical Journal Letters.

La mayoría de los neutrinos “normales” que se pueden detectar en la Tierra son subproductos de reacciones nucleares solares, aunque también pueden ser producidos por supernovas, reacciones nucleares artificiales o interacciones entre rayos cósmicos y átomos.

Sin embargo, en 2012 el Observatorio de Neutrinos IceCube, ubicado en la Antártida, detectó dos neutrinos que no se parecían a nada observado previamente, dado su comportamiento y elevada energía. Estos neutrinos de alta energía procedían del espacio intergaláctico, pero con origen desconocido.

Extremadamente energéticos y difíciles de detectar, los neutrinos de alta energía viajan miles de millones de años luz antes de llegar a nuestro planeta. Aunque se sabe que estas partículas elementales provienen de las profundidades del Universo, aún se desconoce su origen preciso.

Prácticamente no tienen masa y apenas interactúan con la materia: pueden viajar a través de galaxias, planetas y el cuerpo humano, casi sin dejar rastros.

Según una nota de prensa de la Universidad de Ginebra (UNIGE), en Suiza, uno de los centros académicos que lideró la investigación, los resultados del nuevo estudio permiten concluir que los neutrinos de alta energía nacen en los blazares, una fuente de energía compacta e intensamente variable, asociada a los agujeros negros supermasivos ubicados en el centro de las galaxias. Los blazares se encuentran entre los fenómenos más violentos y extremos del Universo.

VTV/MQ/ADN