Reliquias de José Gregorio Hernández se enviarán al Vaticano para ser distribuidas en templos que se erigirán en el mundo en su honor

Luego de que sea certificado este sábado los restos del Dr. José Gregorio Hernández por el Tribunal Eclesiástico, las reliquias serán enviadas al Vaticano para su respectivo proceso para ser distribuidas en los templos erigidos y consagrados para la veneración de los fieles, así lo informó el rector de la Universidad Santa Rosa de Lima, padre Carlos Boully Gómez, en una entrevista realizada este lunes luego de los actos de exhumación de los restos del Médico de los Pobres.

Mencionó que esta es una costumbre religiosa para que los creyentes puedan venerar y rindan devoción a Hernández y resaltó que el mayor de los milagros realizado es la reconciliación de todos los venezolanos “como está aconteciendo en este momento en un ambiente de mucha fe y fervor”.

Destacó la devoción y fervor demostrada por los creyentes quienes se volcaron a las calles para demostrar su fe   a pesar de saber que los actos se realizarían a puerta cerrada debido a la situación de Pandemia existente por el COVID-19.

Boully Gómez aseguró que este día en cada lugar de Venezuela, en cada casa de Venezuela, hay un momento de oración hacia José Gregorio Hernández. En cada hospital donde están librando la batalla nuestros médicos, nuestras enfermeras, la gente que esta enferma en este momento José Gregorio Hernández está sanando a Venezuela porque es un venezolano amado por todos y que ahora desde los altares nos bendice ”.

“José Gregorio es el Santo de los pobre,  más grande venezolano que Dios nos ha mandado para que tengamos esa renovación de la fe”, resaltó el rector.

Mencionó la solicitud realizada al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro para abrir la Facultad de Medicina José Gregorio Hernández “para rendir homenaje a ese hombre que sigue obrando y haciendo milagros en todas partes del mundo”. 

El Medico de los Pobres, recibió un permiso para ingresar al Seminario Santa Rosa de Lima (actual Universidad Católica Santa Rosa), pero lo abandonó para viajar a Roma y estudiar en el Pontificio Colegio Pio Latino Americano con el fin de ingresar a un monasterio, pero una enfermedad pulmonar lo obliga a regresar a Venezuela y decide formar parte de la Orden Franciscana Seglar de Venezuela, donde fue recibido.