“¡Qué pena con su majestá!” (Marifer Popof huye de Polombia)

De lo que se entera uno: la ausencia de la respingada señora Marifer Popof (¿se acuerdan de ella?, salía en el programa de los Robertos), se debía a que estaba exiliada en las alturas de Bogotá, donde vivía feliz, bajo el gobierno decente y pensante del exsubpresidente de Polombia.

Ahora está buscando para dónde pirar porque la mano larga del comunismo y sobre todo, de la ordinariez, la ha alcanzado en la capital neogranadina. Popof llamó a El Especulador Precoz, preguntando por Carola Chávez. Quería deplorar los primeros minutos de lo que llama el desgobierno del guerrillero Petro y la igualada negra Francia. Pero, como la diputada Chávez no estaba, la remitieron con el redactor de Quejas y Reclamos.

En particular se sintió muy mal cuando los nadie abuchearon al distinguido doctor Duque en su retirada de palacio. “¡Qué bochorno, pensé que estaba de nuevo rodeada de chavistas chancletudos!”, exclamó.

La doña agregó que lo que motivó su llamada fue el trato denigrante que se le dio al rey de España, a quien pidió llamar excelentísimo y su alteza real. “¿Cómo es posible que le hayan hecho esa humillación de pasarle enfrente la tal espada de Bolívar? ¡Qué pena con su majestá!”.

Popof ya armó maletas y se dispone a huir hacia un país libre de comunismo y de chabacanería. Le propusieron cruzar la selva del Darién, pero dijo que ni en su actual estado de desesperación accedería a andar con tanto cocodrilo, tanto zancudo y sobre todo, con ese chusmero.

Clodovaldo Hernández /@clodoher / Publicado por EL Especulador Precoz

“¡Qué pena con su majestá!” (Marifer Popof huye de Polombia)
Foto dibujo Rúkleman Soto

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/JMP