Polonia celebra este domingo elecciones presidenciales

Polonia celebra este domingo elecciones presidenciales en una jornada que marcarán el futuro de las relaciones con la Unión Europea, reseñaron medios internacionales.

De esta manera, los ultraconservadores polacos, que al frente de las instituciones en Polonia han capitalizado la confrontación con Bruselas, se enfrentan en estos comicios al inesperado desafío de un candidato opositor que es la esperanza de los europeístas.

Aunque los últimos sondeos dan la victoria al aspirante cercano al Partido de la Ley y la Justicia (PiS), el actual presidente Andrzej Duda, por al menos diez puntos, el alcalde de Varsovia Rafal Trzaskowski, de la liberal Plataforma Cívica (PO), tiene opciones de salir elegido en una eventual segunda ronda.

Esa segunda convocatoria se haría necesaria y se celebraría el 12 de julio si ninguno de los candidatos -hay en total once- obtiene el domingo la mayoría suficiente para ser nombrado presidente.

Para los votantes de centro liberal está en juego el regreso de Polonia al seno comunitario, desde lo que perciben como una deriva cada vez más retrógrada y autoritaria.

Once Aspirantes

Son once los candidatos admitidos por la Comisión Nacional Electoral polaca, pero solo a dos les dan opciones los sondeos a la presidencia: su actual titular, Andrzej Duda, al que apoya la dominante Ley y Justicia (PiS), y el alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, de la liberal Plataforma Ciudadana (PO).

A estos comicios están convocados unos 29,9 millones de electores, en un país que ocupa el quinto puesto en la Unión Europea (UE) en cuanto a peso demográfico -tiene 37,9 millones de habitantes, detrás de Alemania, Francia, Italia y España.

Cabe destacar que Polonia está distribuido entre 27.230 distritos electorales, el más poblado de los cuales es Mazowiecki, el correspondiente a Varsovia, con 4,1 millones de electores. 

El coronavirus obligó a retrasar la primera convocatoria e impuso ahora condiciones inusuales: uso de mascarilla, desinfectante de manos, distancia de seguridad y aforo limitado en los colegios electorales. Todo ello, en un país que ha sido el menos castigado por la pandemia que sus otros socios europeos: 33.395 casos confirmados y 1.429 fallecidos, según cifras oficiales.    /CP