Periodista venezolana recibe amenazas de empresa de EE.UU. que organizó incursión terrorista frustrada en Venezuela

La periodista venezolana Érika Ortega, corresponsal de RT en Venezuela, fue amenazada de muerte por quien maneja la cuenta de Twitter de la empresa Silvercorp USA, dirigida por Jordan Goudreau, quien confesó recientemente su participación en el intento terrorista fallido de incursión marítima al país el pasado domingo 3 de mayo.

Ortega comentó un mensaje de la compañía, que escribió un tuit dirigido al presidente de Estados Unidos (EE.UU.) Donald Trump, donde se informaba sobre una “incursión de la fuerza de ataque en Venezuela”.

“Tuitea por primera vez en días el mercenario Jordan Goudreau. Dice que la incursión estaría compuesta por 60 venezolanos y dos exboinas verdes estadounidenses (como se les conoce a los miembros de las Fuerzas Especiales del Ejército de EE.UU.). Menciona a Donald Trump”, informó la periodista en su cuenta @ErikaOSanoja.

Posteriormente, el exmilitar y mercenario estadounidense, veterano de Irak, confesó públicamente en esa red social haber sido contratado por Juan Guaidó.

En la tarde del domingo, tras la captura de los mercenarios, Goudreau publicó un video difundido en la redes, en el cual admite que había sido parte de una acción armada para acabar con el Gobierno de Nicolás Maduro, tras haber firmado el contrato por 212 millones de dólares, con el representante de la oposición venezolana de extrema derecha para que su empresa llevara a cabo la operación militar. Según él, el pago aún no ha sido hecho.

Después de ese video, Silvercorp contestó: “A los mercenarios se les paga. Para librar al mundo de cómplices de Maduro como tú, con mucho gusto hago este trabajo gratis”. Esta interacción fue posteriormente borrada.

“¿Será que he debido llamarle sicario?”

Ortega narró a RT que seguía la cuenta de Silvercorp desde hace tiempo y que le pareció “relevante que la hubieran reactivado en medio de la operación”. La periodista recuerda que desde 2014 “decenas de cuenta en Twitter son usadas para amenazar a periodistas que no se alinean con Washington y la oposición venezolana”.

Luego de esta reacción, la periodista publicó otro tuit donde afirmó que Goudeau “o (quien le maneja la cuenta)” se había molestado porque lo llamó “mercenario”.

Dice que me mataría gratis. ¿Cómo se llama a quienes reciben dinero para asesinar a otra persona? ¿Será que he debido llamarle ‘sicario’? Tal vez el eufemismo de ‘contratista’ le gustaría más“, escribió la comunicadora social.

En otra interacción, Ortega divulgó el comunicado de la Cancillería venezolana en rechazo a la incursión fracasada y resaltó el llamado de Caracas al Secretario General y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la violación de las resoluciones 42/9 del Consejo de Derechos Humanos y 74/138 de la Asamblea General de Naciones Unidas, en contra de la utilización de mercenarios como medio de violar los derechos humanos y obstaculizar el ejercicio del derecho de los pueblos.

Por esto es que el exboina verde Jordan Goudreau se molestó porque lo calificara como “mercenario”: como se expresa en este comunicado oficial del gobierno de Venezuela, hay resoluciones del Consejo de DDHH y de la ONU que prohíben su uso como medio de violar los DDHH”, publicó en @ErikaOSanoja.

Tras esta amenaza, distintos actores políticos, la Fiscalía venezolana, periodistas y seguidores de Ortega manifestaron su solidaridad.

A través de su cuenta de Twitter, el líder boliviano Evo Morales expresó su solidaridad con Ortega y condenó las amenazas recibidas por la corresponsal de RT, al calificarlas de “grave atentado contra la libertad de expresión”.

La vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, manifestó su apoyo a Ortega y calificó a Goudeau de ser un “fanático supremacista. Ya sabe lo que les ocurre cuando asoman su cabeza mercenaria”, en referencia al abatimiento de algunos de los terroristas y  la captura de otros.

Por su parte, la periodista Helena Villar escribió en su cuenta @HelenaVillarRT: “No lo veréis en las noticias. Tampoco en ONG’s o asociaciones de periodistas. A los profesionales de RT se les puede amenazar con total impunidad, que el resto de la profesión callará mientras se rasgan las vestiduras ante cualquier exabrupto de Trump a la prensa”. 

CLAVES:
  • La madrugada del pasado domingo “un grupo de mercenarios terroristas realizó una incursión contra la soberanía nacional, al pretender desembarcar con material de guerra en las costas de Macuto, estado La Guaira”, señala un comunicado  de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).
  • El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, confirmó que ocho de los terroristas fueron abatidos en el operativo y otros dos resultaron capturados.
  • Fue incautado un arsenal de 10 fusiles de asalto, una pistola, cartuchos de diferentes calibres, seis vehículos, una lancha y dos ametralladoras.
  • Según Goudreau y uno de los detenidos, que manifestó pertenecer a la Administración para el Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés) de EE.UU., el entrenamiento de los hombres que participaron en la acción se realizó en Colombia.
  • La Cancillería de ese país dijo en un comunicado que “se trata de una acusación infundada, que intenta comprometer al Gobierno de Colombia en una trama especulativa”.
  • Washington aún no se ha pronunciado al respecto.

Este intento de agresión a Venezuela ocurrió casi exactamente un año después del intento frustrado de Golpe de Estado del 30 de abril que encabezó Guaidó, desde un puente de Caracas, acompañado por el derechista Leopoldo López, quien se fugó de la cárcel domiciliaria para acabar en la embajada de España.