Segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU debatirá cambio climático y pandemia de COVID-19

Con la atención centrada en dos temas fundamentales, la pandemia de COVID-19 y el cambio climático, este lunes inició el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su 76° período de sesiones.

El diplomático de Maldivas, Abdulla Shahid, presidirá este septuagésimo sexto período de sesiones comprometido con impulsar acciones para la recuperación de la emergencia sanitaria, informó Prensa Latina.

“En este momento hace falta mucha esperanza y aunque la pandemia desencadenó una crisis sin precedentes, también se ven muchos actos de compasión y humanidad”, expresó en su discurso de apertura del 76 período de sesiones de la Asamblea el pasado martes.

La reunión inaugural del segmento de alto nivel acogerá el Momento de Desarrollo Sostenible para analizar los progresos en esas 17 metas, justo cuando el mundo experimenta una respuesta desigual ante la crisis sanitaria y esto repercute en el logro de la Agenda 2030, sobre todo, en los países en desarrollo.

Precisamente, en su primer discurso ante la nueva sesión de la Asamblea, el secretario general de la ONU, António Guterres, insistió en la necesidad de perseverar en el tratamiento de la Covid-19 con una distribución equitativas de las vacunas en todo el orbe.

Además, exhortó a continuar con los esfuerzos para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cumplir con metas más ambiciosas de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima en Glasgow (Escocia).

Más de 100 jefes de Estados y de Gobierno informaron que participarán de manera presencial en esta discusión, luego de que en 2020 la pandemia de COVID-19 impidiera su presencia en Naciones Unidas y el evento se celebrara por primera vez de forma virtual.

Con el fin de evitar la propagación por COVID-19 se seguirán estrictos protocolos sanitarios dentro del edificio, que comprenden el uso de mascarillas en interiores y el distanciamiento físico, entre otros, según un documento aprobado en la ONU.

Para limitar el número de personas, el acceso y la presencia en el salón plenario se limitará a cuatro representantes por país miembro y observador, incluido el Jefe de Estado o de Gobierno.

Asimismo, están previstas reuniones bilaterales entre los altos dignatarios que asistan en persona el mayor evento que realiza la ONU cada año.

/CP