Minera suiza oculta daño ambiental en Guatemala

Una investigación de 20 medios de prensa internacionales reveló este domingo que la minera suiza Solway Investment Group, que tiene fábricas en la zona indígena de El Estor (noreste de Guatemala), ocultó reportes de contaminación y empleó otros medios al margen de la ley para continuar operando.

La investigación se denomina “Mining Secrets” e indagó en documentos y correos filtrados de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN) y Pronico, subsidiarias de Solway Investment Group.

Según la pesquisa, la referida compañía oculta cualquier elemento que pueda inferir su responsabilidad en graves casos de contaminación del medio ambiente.

Asimismo, se denuncia que trabaja en contubernio con las autoridades y emplea la compra de favores y la intimidación.

La investigación periodística, en la que participaron 65 reporteros de 15 países, señala que en 2017 esta empresa y el Gobierno guatemalteco mintieron al afirmar que la reproducción de algas causó una extraña mancha roja que apareció en el lago de Izabal, colindante con una de sus plantas mineras.

En aquel entonces, pescadores del área acusaron a la minera de contaminación y fueron a la protesta. Uno de ellos, Carlos Maaz, fue asesinado a tiros por la policía.

Tiempo después, el departamento de Gestión Ambiental de Pronico detectó “la presencia de material sedimentado en el canal de salida de la planta de proceso. Se observó, que luego de fuertes lluvias, el material alcanzó el lago de Izabal”.

“Mining Secrets” también reveló que Solway Investment Group emplea el espionaje a periodistas, manipulación e intimidación de líderes comunitarios por tierras, relación con un juez y “pagos (…) a la policía para terminar con las protestas”.  CC/JML