Martínez y Lacalle Pou definirán presidencia de Uruguay en segunda vuelta

El candidato a la presidencia Frente Amplio (FA) de Uruguay, Daniel Martínez y el opositor Luis Lacalle Pou del Partido Nacional (PN) competirán en un balotaje el 24 de noviembre para definir la presidencia de Uruguay.

Martínez, un ingeniero de 62 años, obtuvo el 40,6 por ciento de los votos en las elecciones del domingo y Lacalle Pou, un abogado de 46 años, el 29,7 por ciento, según el escrutinio preliminar de la Corte Electoral alcanzado el 97 por ciento de los circuitos contabilizados sobre las 02.20 de la madrugada de este lunes.

El vencedor debía superar el 50 por ciento de los votos para ganar en primera vuelta.

En una declaración ante la prensa en un hotel céntrico, Martínez aseguró que está «absolutamente convencido» de que en esta «nueva etapa que se abre» los ciudadanos «elegirán personas y propuestas claras».

«Reafirmamos, absolutamente convencidos, de que no hay acuerdo posible entre cuatro paredes. Los ciudadanos van a decidir quiénes son las personas que conduzcan al Uruguay a ser un país justo», sostuvo.

El exintendente de Montevideo afirmó que «ya comenzó» el diálogo con todos los actores políticos para «saber sus puntos de vista, y no para hacer la vieja política en base a reparto de cargos».

Por su parte, Lacalle Pou llamó al bloque opositor a conformar un «acuerdo multicolor».

«No hicimos una campaña para ganar una elección sino para gobernar el país», afirmó al hablar ante sus seguidores desde un estrado instalado frente a su búnker en Montevideo.

«Con nosotros no se van a llevar sorpresas, lo hacemos a corazón abierto, no tenemos que hablar mal de los demás. Nunca habrán escuchado de este equipo una palabra de insulto, descalificación o agravio para nadie», sostuvo.

Los candidatos de los opositores Partido Colorado (PC), Ernesto Talvi, (12 por ciento) y Cabildo Abierto (CA), Guido Manini Ríos (10 por ciento), expresaron su respaldo explícito a Lacalle para la segunda vuelta.

El Frente Amplio perdió la mayoría absoluta en el Senado y Diputados, que ostentaba desde que accedió al gobierno nacional en 2005.

En el Senado, el FA tendría 13 bancas, el PN 10, el PC 4 y CA 3, mientras en Diputados el oficialismo contará la próxima legislatura con 41 legisladores, el PN con 31, PC con 13 y CA con 11.

Simultáneamente con las elecciones, se puso a consideración de la ciudadanía la iniciativa de reforma constitucional «Vivir Sin Miedo», impulsada por un sector del PN, que fracasó al obtener el 46 por ciento de los votos siendo que precisaba la mitad más uno de los votos.