La mandarina: una aliada para mantener sano el corazón

La mandarina, conocida como la hermana menor de la naranja, es la fruta que está presente en la mesa durante las fiestas decembrinas, y además es ideal para consumirla con frecuencia debido a sus aportes a la salud del corazón 

Debido a su alto contenido en potasio, la mandarina  provoca que la sangre fluya con la velocidad adecuada por el cuerpo. Así, la sangre ingresa y sale de nuestro corazón a un ritmo mucho más saludable. De este modo, se prevé la aparición de problemas coronarios, vasculares y neurológicos.

Aunque tiene menos  vitamina C que las naranjas, es una fuente potente contra las infecciones, estimula la formación de anticuerpos, por lo que es fundamental para los meses de invierno y ayudará a prevenir catarros.

También se debe ingerir cuando se produzca un cambio estacional, que es justo cuando las defensas pueden descender. 

Para las mujeres embarazadas también es una buena alternativa porque ofrecen las vitaminas, y nutrientes que la futura madre necesita durante el proceso de gestación. 

Esta fruta consigue reducir los niveles de ácido úrico y sus sales gracias a su potasio, su gran cantidad de agua y su ácido cítrico.  /CP