Malí demanda a Francia ante la ONU por apoyar el terrorismo en su territorio

El distanciamiento entre Malí y Francia parece agravarse, pues el gobierno de Bamako acusa a París de estar proporcionando armas e información a los terroristas que operan en el país africano y ha solicitado a la ONU una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad.

La agencia Sputnik reseña el contenido de la carta que el ministro de Asuntos Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, remitió el 16 de agosto al Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en su país a causa de la injerencia francesa.

Entre otras cosas, en la carta, Bamako menciona «las repetidas y frecuentes violaciones del espacio aéreo maliense por parte de las fuerzas francesas». En particular, se enumeran 16 incidentes aéreos desde principios de año. Malí también afirma que Francia está recopilando y entregando información a grupos terroristas, así como armas y municiones.

«El Gobierno de Malí tiene varias pruebas de que estas flagrantes violaciones del espacio aéreo maliense fueron utilizadas por Francia para recoger información para los grupos terroristas que operan en el Sahel y para proporcionarles armas y municiones», denuncia la carta.

El país pide al Consejo de Seguridad de la ONU que «tome acción para que la República Francesa cese inmediatamente sus actos de agresión contra Malí».

En caso de persistencia, Malí «se reserva el derecho de utilizar la autodefensa», advierte el texto.

Tensiones entre Malí y Francia

Las relaciones entre Malí y Francia no han dejado de deteriorarse desde 2021, cuando París, tras la llegada al poder de Assimi Goita y Choguel Kokalla Maïga, anunció la reducción de su compromiso con el Sahel. Lo hizo a pesar de que los grupos yihadistas siguen siendo muy activos en la región. Bamako había denunciado un «abandono en pleno vuelo».

El 15 de agosto, Francia anunció la rearticulación de la operación antiterrorista Barkhane lanzada en 2014: tras nueve años de presencia, los militares franceses abandonaron Malí, pero se concentraron en Níger.

A principios de agosto, tras los atentados atribuidos a ISIS* en el Gran Sáhara, que dejaron a 42 militares malienses muertos y numerosos heridos, las autoridades del país africano afirmaron que «los terroristas se habían beneficiado de un importante apoyo y de la experiencia externa», haciendo alusión a lo que ellos denunciaron como incursiones aéreas francesas.

Además, Bamako ya había informado de vuelos similares en enero y de nuevo el pasado abril. París, por su parte, refuta estas acusaciones.

Fosas comunes que dejó Francia al irse

En mayo de 2022 estalló otro escándalo cuando fueron halladas unas fosas comunes cerca de una de las bases militares empleadas por las fuerzas francesas cuando estas la abandonaron.

Al principio, los medios de comunicación occidentales pusieron todo su empeño en acusar a los instructores militares rusos de ser los responsables.

Los medios usaron como prueba un video borroso grabado con un dron. Sin embargo, tanto imágenes desde el lugar de los hechos, como los expertos internacionales refutaron estas acusaciones.

Malí demanda a Francia ante la ONU por apoyar el terrorismo en su territorio
Foto agencias

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/CP