Procesados por el atentado a vicepresidenta argentina no apelarán e irán a juicio oral

Dos de los procesados por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, desistieron de recurrir su acusación formal, por lo que su caso será elevado a juicio oral, adelantaron fuentes judiciales a las que tuvo acceso la Agencia Sputnik.

«Los dos procesados no apelaron y se encaminan hacia el juicio oral», señalaron este miércoles desde los tribunales federales de la ciudad de Buenos Aires, en referencia a Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte.

Ni Sabag Montiel, de 35 años, ni su novia Uliarte, de 23, apelaron sus procesamientos como autores de homicidio calificado en grado de tentativa contra la exmandataria (2007-2015).

Las defensas de ambos acusados aguardarán a que se celebre el juicio oral para debatir las pruebas, al considerar que no tienen ninguna oportunidad de revertir los procesamientos.

La jueza federal, María Eugenia Capuchetti, que instruye la investigación, sostuvo que lo sucedido el 01 de septiembre fue «el capítulo final del plan delictivo que previamente habían acordado, diseñado y estudiado, Brenda Elizabeth Uliarte y Fernando André Sabag Montiel».

Sabag Montiel, de origen brasileño pero residente en Argentina desde los seis años, fue quien el 01 de septiembre apuntó y intentó disparar una pistola cargada con cinco balas a centímetros del rostro de la vicepresidenta. Como instigadora del intento de asesinato, Uliarte también es considerada «coautora penalmente responsable» del delito de homicidio.

Así se pudo reconstruir del análisis que realizó la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) de la información contenida en los teléfonos celulares secuestrados a ambos imputados.

Otros detenidos:

Capuchetti, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5 de la ciudad de Buenos Aires, debe definir la situación procesal de los otros dos detenidos, Agustina Díaz, de 21 años y Gabriel Nicolás Carrizo, de 27.

Díaz, tercera detenida por la tentativa de homicidio, también es considerada parte de «la planificación del premeditado intento de homicidio de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner», según revelan los mensajes que intercambió con su amiga Uliarte.

En el marco de este expediente, fue arrestado hace una semana Gabriel Carrizo, quien se presentó como el jefe de un grupo de vendedores ambulantes de algodones de azúcar al que también pertenecían Uliarte y Sabag Montiel.

Con la máquina de hacer algodones, los acusados merodeaban la vivienda de Cristina Fernández, situada el barrio de Recoleta de la capital, con la intención de preparar el ataque.

La magistrada ordenó varias medidas de prueba, entre ellas, averiguar de dónde proviene el financiamiento de la organización.

De los datos extraídos del celular de Carrizo, los investigadores descubrieron que le había dicho a un amigo, horas después del ataque fallido contra la vicepresidenta, que existía el plan de asesinar al hijo de la senadora, el diputado Máximo Kirchner, líder de la organización juvenil La Cámpora.

Mensajes reveladores

En las últimas horas, se conocieron mensajes entre Carrizo y Uliarte, que revelan que tras el arresto de Sabag Montiel, ambos seguían pensando en cumplir el magnicidio.

«La próxima voy y gatillo yo, Nando [Sabag Montiel] falló, yo sí se disparar bien, no me tiembla la mano», le comentó Uliarte a Carrizo minutos después del ataque.

Del peritaje de los teléfonos celulares se desprende que hubo una planificación del atentado, pues el 27 de agosto, días antes del ataque fallido, Uliarte reconoció a su amiga Díaz que había “mandado matar a Cristina Fernández”.

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/JMP