Juan Vicente Bolívar y Ponte defendió ideales de la libertad en Venezuela

Juan Vicente Bolívar y Ponte Andrade fue padre del Libertador Simón Bolívar. Nació el 15 de octubre de 1726. Fue un activo propulsor de la independencia de Venezuela desde 1782 cuando, en compañía de Martín Tovar y el Marqués de Mijares, escribió a Miranda pidiéndole que viniera a salvar a sus paisanos de la tiranía española.

Al cumplirse este lunes los 293 años del natalicio de Juan Vicente Bolívar y Ponte Andrade, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, exató la lucha de este hombre a favor de la Patria. 

Mediante su cuenta en la red social digital Twitter escribió: 

 

 

Juan Vicente Bolívar y Ponte Andrade  tenía el título de Marqués de San Luis, se involucró desde jóven en la carrera de las armas. En marzo de 1743, a sus 16 años, luchó como voluntario en las fuerzas del gobernador Gabriel de Zuloaga que defendieron el Puerto de La Guaira del ataque de la flota inglesa del almirante Charles Knowles, en el marco de la Guerra de la oreja de Jenkins (1739–1748).

Fue designado Procurador de Caracas en 1747 por el Cabildo de la ciudad, y nombrado Teniente de Gobernador por el Gobernador Ignacio Ramírez Estenoz en 1759. Para entonces fue Corregidor, Cabo a Guerra y Juez de Comisos de La Victoria y San Mateo, donde organizó los cuerpos de Milicias de Pardos. En 1765 fue Administrador de la Real Hacienda, designado por el Gobernador José Solano. En julio de 1768 fue designado Coronel del batallón de Milicias Regladas de los Valles de Aragua.

El padre del futuro Libertador fue el primero de los Bolívar en manifestar su descontento con el trato desigual que el régimen español daba a los criollos, reseña el portal web de YVKE. 

En unión de Martín Tovar y del Marqués de Mijares, escribió una carta a Francisco de Miranda, en la cual le comunicaba su firme repulsa a los constantes tributos impositivos que ordenaba el Intendente español José de Abalos, y por la conducta del Ministro Galves, quien desde Madrid limitaba cada vez más la libertad de acción de los criollos, sometiéndolos a diversas clases de menosprecio. /JML  /CP