J.J. Rendón reconoce a Washington Post y CNN que Guaidó articuló plan magnicida en Miami

El Washington Post publicó un trabajo periodístico en el que entrevista a varias personas familizarizadas con la incursión armada de mercenarios entrenados en Colombia, cuyas investigaciones han revelado que el plan era secuestrar al presidente Nicolás Maduro, trasladarlo a Estados Unidos y quitarle la vida por orden de Donald Trump. 

El medio de comunicación nortamericano, asegura que desde un reluciente rascacielos de Miami, ubicado específicamente en las costas de la Bahía de Biscayne, representantes de la derecha venezolana, designados por Juan Guaidó para explorar todas las opciones en su búsqueda respaldada por la Casa Blanca para derrocar al Presidente venezolano, recibieron la respuesta de un exBoina Verde del Ejército de EE.UU. , de nombre Jordan Goudreau.

«Jordan Goudreau, un veterano de las Fuerzas Especiales de 43 años que dirigía una empresa de seguridad estratégica en la Costa de Florida, presentó un plan que podría funcionar como guión para un episodio de Jack Ryan«, sostiene el reconocido medio de comunicación según se desprende de una entrevista realizada al prófugo de la justicia venezolana, J.J. Rendón, estratega de Guaidó para ayudar a liderar el comité secreto.

Rendón afirma que Guaidó «estaba diciendo que todas las opciones estaban sobre la mesa y debajo de la mesa (…) Estábamos cumpliendo ese propósito». Reveló que para octubre, el plan había avanzado hasta el punto de un contrato firmado, supeditado a la financiación y otras condiciones que el mismo Rendón califica como un globo de prueba, cuyo propósito del acuerdo era “una operación para capturar / detener / eliminar a Nicolás Maduro. . . eliminar el régimen actual e instalar al reconocido presidente venezolano Juan Guaidó».

Según el estratega de Guaidó, poco después de la firma, Goudreau comenzó a actuar de manera errática. «No pudo presentar evidencia del respaldo financiero que afirmó haber alineado para financiar la operación» y según el Washington Post exigió el pago inmediato de un anticipo de $ 1.5 millones. Tras el fracaso de la opoeración, Rendón pretende lavar su cara, tras afirmar que Goudreau no demostró la existencia de 800 hombres, por lo que solo le transfirió $ 50,000 por «gastos» para ganar más tiempo mientras la relación entre los dos criminales se desvanecía.

El medio estadounidense sostiene que Goudreau a través de un mensaje de texto que envió el 10 de octubre a Rendón, afirmó: «Washington es plenamente consciente de su participación directa en el proyecto y no quiero que pierdan la fe». Sin embargo, a principios de noviembre hubo una discusión explosiva en el condominio de Rendón en Miami. «Él y otros funcionarios de la oposición consideraron la operación muerta», reseña el WP.

Pero la realidad es contundente. El trabajo del equipo integrado por Anthony Faiola, Karen DeYoung y Ana Vanessa Herrero, asegura que el pasado domingo 03 de mayo, las autoridades venezolanas frustraron el intento de «invasión» que pretendía matar al Jefe de Estado Nicolás Maduro. Posterior, a ese hecho, Goudreau apareció en un video con un exoficial militar venezolano en uniforme de batalla. «Los hombres proclamaron el inicio de una operación para liberar» a Venezuela, y Goudreau dijo que los participantes habían ingresado al país. Pero para entonces la misión, aparentemente infiltrada por los agentes de Maduro, ya había sufrido un golpe devastador, con ocho hombres muertos y dos capturados. El lunes, otros 11 fueron detenidos, dos de ellos compañeros de Boinas Verdes de Goudreau», reconoce la publicación.

El presidente Trump y otros funcionarios estadounidenses han negado tener conocimiento de la operación terrorista fallida. El secretario de Estado, Mike Pompeo dijo el miércoles que «no hubo una participación directa del gobierno de Estados Unidos», mientras que Goudreau, tal como pasa en las películas cuando un agente es descubierto, dice que buscó sin éxito el respaldo de Estados Unidos a través de un asistente en la oficina del vicepresidente Pence, pero declinó nombrar al ayudante.

Una portavoz de Pence dijo el miércoles que había «contacto cero» entre cualquiera en la oficina del vicepresidente y Goudreau. «No hubo coordinación, nada que ver con esto», dijo Katie Miller.

Sin embargo, el «Plan C», como dice Rendón que se llamaba, ha desentrañado una nueva trama de corrupción en la extrema derecha. Goudreau insiste en que de alguna forma de la operación está «en curso» y que Guaidó lo traicionó al incumplir su acuerdo. No obstante, optó por seguir adelante con lo que dice que fue contratado para hacer.

«Goudreau, ciudadano estadounidense nacido en Canadá, caminó por primera vez a través del espejo del mundo anti-Maduro en febrero de 2019, cuando trabajó en seguridad en un concierto de ayuda venezolana en la frontera colombiana organizado por el multimillonario británico Richard Branson. Sirvió 15 años en el ejército como mortero de infantería y más tarde como sargento médico de las Fuerzas Especiales. Se desplegó en Irak y Afganistán dos veces entre 2006 y 2014, dijeron funcionarios del ejército», es el resumen curricular de este mercenario al que Venezuela solicitará en extradición.

La investigación del Washington Post sostiene que en 2012, el Departamento de Defensa inició una investigación criminal contra Goudreau por presunto robo y fraude en relación con $ 62,000 en subsidios de vivienda que recaudó para su esposa, según muestran los registros judiciales. El asunto se resolvió sin cargos.

Posteriormente, fundó Silvercorp USA en 2018 y ofrece una  variedad de servicios que según una biografía en el sitio web de la compañía, Goudreau planificó y dirigió «equipos de seguridad internacional para el Presidente de Estados Unidos y el Secretario de Defensa».

«Plan C» estudio estrategias nazis y pagar el Magnicidio con exportaciones de petróleo venezolano

La misión del comité secreto auspiciado por Guaidó era investigar escenarios para asesinar al presidente Maduro y otros líderes políticos, sociales y empresariales. «Los miembros investigaron las opciones, cómo aumentar la presión internacional contra el gobierno. Pero también estudiaron la posibilidad de secuestrar efectivamente a Maduro y sus socios cercanos. El esfuerzo implicó hablar con más de una docena de abogados sobre la legalidad de tal misión», reseña el Washington Post, según la declaración del prófugo Rendón.

Quien además reconoció que observaron el argumento del «enemigo universal», una vez utilizado para enjuiciar a los piratas, que formó la base de algunas estrategias nazis después de la Segunda Guerra Mundial. «Recopilaron un dossier sobre el fallido intento de Bahía de Cochinos de liberar a Cuba del gobierno de Fidel Castro», también reconoce la investigación.

Revela el trabajo periodístico que «las cuestiones de legalidad obstaculizaron las perspectivas de tal operación en Venezuela. Pero los miembros del comité finalmente decidieron que los artículos de la Constitución venezolana, junto con la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, podrían ofrecer la cobertura legal que necesitaban para avanzar».

También señala que cuando Goudreau llegó al sitio de habitación de Rendón en Miami, el 7 de septiembre, el Comité ya se había reunido con un puñado de socios potenciales. «Querían hasta $ 500 millones para el trabajo. Goudreau, por el contrario, lanzó un plan autofinanciado con un anticipo y un pago más modesto, $ 212.9 millones, después de cumplir la misión. «El dinero provendría de futuras exportaciones de petróleo venezolano bajo un gobierno de Guaidó», revela.

El Washington Post también añade que el plan involucraba mucho más que los objetivos principales de secuestrar, extraer y asesinar al presidente Maduro y sus hombres.» Un acuerdo de servicios generales indicó que Silvercorp asesoraría de desertores venezolanos para la operación. Goudreau tuvo 45 días para la preparación de la fuerza mercenaria, la adquisición de equipos y la preparación para la misión. Los equipos ingresarían a Venezuela clandestinamente y formarían células que se moverían más profundamente en la nación para asegurar instalaciones petroleras clave y edificios estratégicos.

Coinciden en que el 16 de octubre se firmó un acuerdo en Washington. «Goudreau grabó en secreto una breve videollamada ese día con Guaidó, que proporcionó a The Post», asegurá el medio estadounidense.

«Estamos haciendo lo correcto para nuestro país», se oye a Guaidó, y luego: «Estoy a punto de firmar». Sin embargo, Guaidó declinó ser entrevistado para esta investigación.

El trabajo periodístico del WP asegura que un documento de siete páginas proporcionado por Goudreau lleva la firma de Guaido, junto con las de Rendón y Sergio Vergara. «Mira, J.J. Rendón presionó por los $ 50 millones para la operación, una operación para voltear el país ”, dijo Goudreau. “Nadie aquí es un Boy Scout. Pensaron que iban a tomar el poder «.

Se pudo conocer que días antes de la incursión en Venezuela, los abogados de Goudreau entregaron una carta a Rendón exigiendo el pago de $ 1.45 millones. Los funcionarios de la oposición comenzaron a temer que Goudreau pudiera hacer públicas las discusiones del año pasado.

Otra de las revelaciones de esta investigación periodística es que Goudreau entró en contacto brevemente el año pasado con el antiguo guardaespaldas de Trump, Keith Schiller, ahora un consultor de seguridad. «Los dos hombres asistieron a una reunión en Florida la primavera pasada con empresarios en la que Goudreau se reunió con figuras influyentes de la oposición venezolana, según una persona cercana a Schiller».
 
Vea aquí algunas reacciones ante este hecho:

/CP