Japoneses convierten cáscaras de arroz en luces led

Un grupo de científicos de la Universidad de Hiroshima creó el primer emisor led a base de cáscaras de arroz, dando cuenta de la posibilidad de transformar los residuos agrícolas en emisores de luz de bajo costo.

Este sería un gran avance, ya que moler arroz para separar el grano de las cáscaras produce alrededor de 100 millones de toneladas de residuos en todo el mundo cada año.

Los investigadores basan su investigación en las propiedades luminiscentes con las que cuenta el silicio poroso, que es un material abundante en la naturaleza. Las cáscaras de arroz son una fuente de sílice de alta pureza y luego de procesarlas, se obtienen partículas cristalinas capaces de ofrecer una eficiencia de luminiscencia de más del 20%.

«Dado que los puntos cuánticos típicos a menudo implican material tóxico como cadmio, plomo u otros metales pesados, las preocupaciones ambientales se han propagado con frecuencia cuando se utilizan nanomateriales. Nuestro proceso propuesto y método de fabricación para los puntos cuánticos minimiza estas preocupaciones», dijo Ken-ichi Saitow, autor principal del estudio y profesor de química en la Universidad de Hiroshima.

En segundo lugar, calentaron el polvo de sílice resultante en un horno eléctrico para obtener polvos de silicio a través de una reacción de reducción. En tercer lugar, se obtuvo un polvo de silicio purificado.

Finalmente, su superficie se trató químicamente para una alta estabilidad química y una alta dispersión en disolvente con partículas cristalinas de tres nanómetros para producir los puntos cuánticos de silicio que se iluminan en el rango rojo anaranjado con una alta eficiencia de luminiscencia de más del 20%.

«El método actual se convierte en un método noble para desarrollar led de puntos cuánticos respetuosos con el medioambiente a partir de productos naturales», remarcó Saitow.

Este avance es solo el principio de un largo camino en la revolución energética sustentable. Los científicos aseguran que puede realizarse el mismo procedimiento a partir del bambú, la caña de azúcar, el trigo o la cebada.

VTV/CC/ADN

Fuente: Sputnik