Israel “pide” a ONU desplazar a más de un millón de civiles en Gaza

Israel “solicitó” a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que desplace a más de un millón de  civiles del norte al sur de la Franja de Gaza en las próximas 24 horas, en momentos en que sus fuerzas terrestres y tanques son replegados en las fronteras del enclave palestino para un inminente asalto, mientras continúan los bombardeos sobre edificios y residencias.

Minutos después, el organismo dirigido por Antonio Guterres, advirtió que “es imposible que se produzca tal desplazamiento sin consecuencias humanitarias devastadoras”.

“Las Naciones Unidas hacen un llamado enérgico para que, cualquier orden de este tipo, si se confirma, sea rescindida, evitando  lo que ya es una tragedia en una situación calamitosa”, señaló la ONU,  a través de su portavoz, Stephane Dujarric.

“Los jefes de equipo de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, y del Departamento de Seguridad en Gaza, fueron informados por sus oficiales de enlace en el Ejército israelí, de que toda la población de Gaza al norte de Wadi Gaza debería reubicarse en el sur de Gaza, en las próximas 24 horas. Esto supone aproximadamente un millón cien mil personas. La misma orden se aplicó a todo el personal de la ONU, y a las personas refugiadas en sus instalaciones, incluidas escuelas, centros de salud y clínicas”, precisó.

La respuesta israelí no tardó en llegar. El embajador de ese país ante las Naciones Unidas, Gilad Erdan, tildó de “vergonzoso” el llamado de la ONU a cancelar la orden de las tropas israelíes de evacuar el norte de Gaza. Además, reprochó a la organización por haberse “hecho la vista gorda” cuando, según las autoridades israelíes, Hamás se armaba y usaba infraestructura civil de Gaza, para supuestamente esconder armas.

En las últimas horas, Tel Aviv ha desplegado tanques, unos 300 mil soldados, y equipo de artillería en las fronteras con Gaza, en lo que se presume podría ser el preparativo para una invasión e infiltración terrestre en el enclave palestino, que ha sido bombardeado incesantemente por las fuerzas israelíes, desde que el grupo Hamás lanzó ataques sorpresa, el pasado siete de octubre, en diferentes puntos de la nación hebrea.

El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, afirmó el 10 de octubre que los palestinos de la resistencia son animales, no humanos, y su país pretende realizar una “ofensiva completa” en la Franja de Gaza, zona ocupada, que actualmente tiene cortes en el suministro de energía eléctrica, agua y alimentos. La orden de asedio la dio el gobierno de Benjamín Netanyahu, contra la población de ese lugar, decisión que ha sido apoyada por Estados Unidos (EE.UU.).

Este 12 de octubre, el Ministerio de Energía de Israel confirmó que mantendrá a Gaza sin servicios básicos, como electricidad, agua y combustibles, y que así lo hará hasta que los líderes de Hamás liberen a todos los rehenes israelíes.

“¿Ayuda humanitaria a Gaza? No se encenderá ningún interruptor eléctrico, no se abrirá ninguna boca de agua, y no entrará ningún camión de combustible, hasta que los secuestrados israelíes regresen a casa”, escribió el ministro de esa cartera, Israel Katz, en sus redes sociales.

Israel “pide” a ONU desplazar 1,1 millones de civiles en Gaza en próximas 24 horas
Guerra de Israel en la destrucción de Franja de Gaza, Palestina- (Sputnik/AP Photo / Fatima Shbair)

Fuente: Sputnik

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/OQEN