Gobierno Nacional y pueblo Pemón evaluaron propuestas para optimizar producción minera

El Gobierno Nacional y líderes del pueblo indígena Pemón del municipio Gran Sabana se reunieron, nuevamente, para evaluar diversas propuestas que permitan optimizar y controlar la producción minera en el Arco del Orinoco.

El ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, explicó que los capitanes indígenas del pueblo Pemón coincidieron en la necesidad de impedir las actividades mineras ilegales, y tomar acciones contundentes para proteger los parques nacionales.

“En Guayana, nos reunimos con líderes del pueblo pemón. Oímos sus propuestas para optimizar la producción minera, y frenar cualquier poder que quiera robarse nuestros recursos minerales. Uno de los planteamientos más importantes es atender los pasivos ambientales heredados de la minería capitalista”, expresó, reseña una nota de prensa del Ministerio del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico.

Cano comentó que este encuentro entre el Gobierno Nacional y las comunidades originarias sirvió para afinar detalles del trabajo que realiza el Estado sobre la delimitación de las áreas de uso minero en el Arco del Orinoco, así como la evaluación de las necesidades en la zona y las fortalezas productivas de las comunidades mineras.

Rechazan pasivos ambientales ocasionados por minería ilegal

Por su parte, la ministra para los Pueblos Indígenas, Aloha Núñez, reiteró que el proyecto del Arco Minero del Orinoco fue concebido, principalmente, para circunscribir la actividad minera y para resguardar los parques nacionales así como las demás áreas naturales protegidas del territorio venezolano.

Nuñez recordó que “cuidar nuestra Madre Tierra nos involucra a todos. Los pueblos indígenas tenemos la responsabilidad de salvaguardar y proteger toda la naturaleza, como lo ratificó el presidente Nicolás Maduro cuando creó el Arco del Orinoco para garantizar una actividad minera con una nueva concepción en lo social, económico y ecológico, con la plena participación de los pueblos originarios en cada proceso”.

Más de 15 capitanes de Gran Sabana rechazaron los pasivos ambientales ocasionados por la minería ilegal, y convinieron redoblar esfuerzos para proteger los parques nacionales.