Estudio revela que los tiranosaurios se tomaban muy en serio el apareamiento

Estudio revela que los tiranosaurios se tomaban muy en serio el apareamiento, debido a que las cicatrices de docenas de cráneos de tiranosaurios sugieren que estos depredadores acostumbraban a morderse entre sí en feroces batallas cuando llegaban a la edad reproductiva.
 
Los 202 fósiles de estos enormes animales revelan marcas de dientes en el 60% de los especímenes adultos, revela un nuevo estudio publicado en la revista Paleobiology. La altura de las cicatrices y el espaciado de las marcas de los dientes hacen pensar a los investigadores del Museo Royal Tyrrel en Alberta, Canadá, que las mordeduras se las provocaban otros tiranosaurios —pues el resto de especies carnívoras ni siquiera alcanzaban a morderlos— y que era una práctica común.
 
La mayoría de las lesiones lograron cicatrizar en su momento, por lo que los autores suponen que no eran mortales y que la especie las sufría a lo largo de toda su vida para imponerse sobre el resto de machos y lograr así aparearse.
 
Los machos eran especialmente propensos a mostrar estas lesiones. Sin embargo, también se encontraron algunas hembras con marcas de mordeduras, por lo que creen ahora que se mordían entre sí, también, por motivos territoriales: para proteger sus recursos naturales.    /CP
 
Fuente: Sputnik