Estudio indica cómo controlar la población felina callejera

El mayor estudio israelí sobre cómo controlar la población felina indica que la solución es la castración, pero con sistema.

El aumento del número de gatos callejeros que deambulan libremente es un paisaje común en diferentes lugares del mundo, e Israel no es la excepción, aunque en sus calles la situación es muy visible: se estima que hay dos millones de gatos callejeros en el país, y unos 240.000 de ellos se encuentran solo en Jerusalén.

De acuerdo con las autoridades veterinarias, alrededor de un tercio de las mascotas domésticas israelíes (en su mayoría gatos) han sido rescatadas de las calles, mientras que solo alrededor del 20% son adoptadas en refugios de animales, refirió Sputnik.

El estudio, dirigido por el profesor Eyal Klement y la doctora Idit Gunther, de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Hebrea de Jerusalén, señala la importancia de implementar una política de castración continua e intensiva de los gatos callejeros en toda una ciudad para controlar el crecimiento desmesurado de su población.

Los investigadores centraron su estudio, el mayor llevado a cabo hasta ahora en el mundo, en la ciudad central de Rishon Lezion y probaron diferentes métodos de control de la población durante 12 años, distribuidos en tres períodos de cuatro años. Descubrieron que la castración en solo la mitad de los barrios de la ciudad no logró reducir la población de gatos. Además, señalaron que la razón de este hallazgo inesperado fue la migración de gatos no castrados a la zona.

Sin embargo, en una tercera etapa, se alcanzó una reducción anual del 7% de la población de gatos, pero se observó un aumento de rebote en el número de gatitos. 

VTV/YD/ADN