Estudio busca determinar lo que influye para que jóvenes compartan información

Un estudio liderado por académicos de la Universidad de Málaga, en España, publicó los reveladores resultados de un proyecto de investigación que busca indagar en el impacto de las redes sociales y las fuentes de información que utilizan los adolescentes y jóvenes entre 15 a 24 años.

¿Cómo realizaron el experimento?

El estudio se desarrolló durante tres semanas en las que 92 participantes aceptaron permanecer durante un periodo de 7 días desconectados, al mismo tiempo que debían expresar sus impresiones en un diario personal y en encuestas semanales.

La investigación se propuso estudiar la credibilidad de las noticias que los jóvenes reciben por las redes sociales y que forman parte, casi en exclusiva, de su “dieta informativa”.

El estudio se realizó entre mayo y julio de 2022. Durante la primera semana de análisis los jóvenes utilizaron su teléfono de manera habitual. Se detectó que el tiempo medio de consumo: hasta cinco horas diarias.

Luego, la segunda semana los participantes se les instó a que se desconectaran de su teléfono móvil y escribieran sus impresiones en el diario. Las sensaciones que experimentaron las describen como de incomodidad, ansiedad, inseguridad e incluso dependencia.

En la tercera semana, los jóvenes volvieron a unos niveles muy similares de consumo en torno a las cinco horas al recuperar sus teléfonos celulares. Pero, la abstinencia les sirvió para darse cuenta de su dependencia al dispositivo.

“He conseguido leerme un libro completo. Hace seis años que no leía uno por placer” o “he tenido más ansiedad que cuando intento dejar de fumar”, son algunas sensaciones recogidas por el diario El País, reseñan Agencias Internacionales.

Entre las redes sociales lideraron las preferencias, WhatsApp se coronó en la primera posición, seguido de Instagram y en tercer lugar TikTok. Este último “en constante aumento como único canal informativo para los más jóvenes”, señala el medio de comunicación.

Se trata del capítulo de la investigación, en la que participan universidades españolas y europeas, que se prolongará hasta el próximo año y en la que se preguntará a casi 9.000 jóvenes del viejo continente qué elementos influyen para que se crean una información o qué les empuja a compartir o no ese contenido en sus redes sociales.

VTV/MQ/CP