Estadounidenses se mudan a Rusia para preservar los valores tradicionales

La agresiva promoción de la llamada “diversidad” e “inclusividad” en los Estados Unidos, lleva a muchos de sus ciudadanos a mudarse a países como Rusia, donde los valores tradicionales son respetados y protegidos por el Gobierno y la sociedad.

La información la dio a conocer el jefe de la Agencia Federal Rusa para Asuntos de la Comunidad de Estados Independientes, Compatriotas que Viven en el Extranjero y Cooperación Humanitaria Internacional (Rossotrudnichestvo), Evguéni Primakov, quien mencionó que un número no especificado de estadounidenses, todos “personas exitosas con valores tradicionales”, se ha mudado recientemente de su país a Rusia, estableciéndose cerca de la ciudad de Sérpujov, en la región de Moscú.

Según Primakov, todos estos “inmigrantes” tienen o tenían en EE. UU. sus negocios propios, que están dispuestos a vender o ya vendieron,  para trasladarse a Rusia.

“En su mayoría son personas con valores tradicionales, creyentes, pero no necesariamente cristianos ortodoxos”, dijo, y agregó que estos estadounidenses tampoco tienen, necesariamente, ascendencia rusa.

Primakov mencionó que se prevé la construcción de un pueblo en la región de Moscú, donde podrían establecerse inmigrantes procedentes de Estados Unidos, para lo que se han destinado unas 27 hectáreas de terreno cerca de Serpukhov.

“Hay extranjeros que ya se están asentando cerca de Yaroslavl”, dijo a los medios en junio, y señaló que estos inmigrantes ven a Rusia como un “arca adecuada y tranquila”.

Mientras que en Estados Unidos, las autoridades impulsan a nivel federal, los muy cuestionados —por asociaciones de padres, educadores y la comunidad médica— tratamientos de cambio de género para menores, Vladímir Putin firmó una ley la semana pasada, que prohíbe efectivamente la reasignación de género en Rusia.

La legislación rusa también incluye disposiciones destinadas a proteger a las personas religiosas de las burlas públicas vinculadas a sus creencias, mientras que los planes de estudio de las instituciones educativas rusas carecen de materias como la llamada “teoría crítica de la raza”.

Fuente: Sputnik

VTV/LAV/OQ/GT