ESPECIAL | Caso Ibarreto: la verdad siempre vence por Orlenys Ortiz

Este es un documento de desmontaje de matrices, descriptivo y cronológico, por respeto al pueblo venezolano y al público en general, quienes han sido víctimas de acciones malintencionadas y manipulación, en el caso de salud de Gualberto Ibarreto.

Confieso mi profunda indignación por lo visto recientemente en torno a este tema y lamento verme en la necesidad de escribir este documento, porque de no haberse mentido abiertamente sobre el caso, no habría sentido la necesidad de hacerlo.

Mi respeto y toda mi solidaridad con el compañero Gualberto Ibarreto y su familia. Deseo de corazón que logre recuperarse pronto.

***



Es recurrente la agitación mediática negativa y coordinada, cuando un artista venezolano que presenta un cuadro delicado de salud, recibe apoyo gubernamental. Sucede automáticamente, cual orquesta, la crecida de una ola de publicaciones y comentarios venenosos que cuestionan dicho apoyo, acusando al gobierno de proselitismo político u oportunismo. Diría Freud, un tema de “proyección”.

En psicoanálisis: la proyección es un mecanismo de defensa por el que el sujeto atribuye a otras personas, los propios motivos, deseos o emociones. Es una forma de ocultación involuntaria e inconsciente de su vida psíquica, consecuencia de la presión del superyó, que sanciona como incorrecto el contenido psíquico o de los temores y frustraciones del sujeto. Como estrategia para salvaguardar la seguridad de la persona, tiene un valor limitado y puede dar lugar a comportamientos poco adaptados que dificultan la convivencia”.

Diccionario de Psicología Científica y Filosófica. Disponible en: e-torredebabel.com

La noticia:

El 7 de enero se dio a conocer al país, la sensible noticia de que nuestro querido, admirado y respetado Gualberto Ibarreto, declarado Patrimonio Cultural viviente de Venezuela en 2011 por la Asamblea Nacional, debido a su destacada trayectoria como cultor popular venezolano, contrajo COVID-19.

Las reacciones en medios y redes sociales no tardaron en multiplicarse. En su mayoría, expresando el cariño de millones y deseándole pronta recuperación, aunque algunos aprovecharon la ocasión para despotricar contra el gobierno –como siempre-.

En vista de la desinformación que ha rodeado el caso los últimos días, es necesario hacer varias consideraciones y aclaratorias, en honor a la ética, el rigor y la verdad, por lo que procedo a narrar cronológicamente los hechos.

Contexto:

Gualberto Ibarreto es paciente de Parkinson y, además, es diabético, por lo que, a sus 73 años de edad, es considerado un paciente de riesgo al contraer COVID-19.

Como corresponde, el gobierno nacional manifestó su absoluta disposición para brindarle apoyo a la familia, a fin de cubrir lo necesario para el tratamiento requerido, el cual es especial, dadas las enfermedades previas que padece el cultor. Es importante acotar que este apoyo es posible gracias a un gran esfuerzo colectivo entre varias Instituciones del Estado, puesto que el ministerio de Cultura no dispone de grandes presupuestos como para asumir ayudas de este tipo.

No es la primera vez que Gualberto recibe apoyo gubernamental. En 2017, el propio cultor popular comunicó sobre la atención médica especial que recibiría en Cuba, a través del Convenio de Salud Cuba-Venezuela, para mejorar la movilidad de sus piernas (recordemos que, en 2014, Gualberto sufrió una severa caída que le produjo una fractura de fémur, la cual requirió intervención quirúrgica).



Tampoco es la primera vez que se utiliza el caso de salud de un artista venezolano, de forma vil e infame, para desacreditar al gobierno nacional, aun cuando éste constantemente demuestra plena disposición de apoyo sin condiciones.

Curioso que la multimillonaria industria musical, que tanto se sirve de los artistas, y luego también de estos casos, explotando junto a los grupos mediáticos corporativos la conexión afectiva del público con su ídolo, escarbando capital político, no haya ofrecido una contundente ayuda financiera inmediata por la salud de Gualberto.

Cronología a detalle

(Prestar especial atención a los horarios)

Martes 5 de enero

(11:33am): Berta de Ibarreto, esposa del cultor, se comunica vía Whatsapp con Ernesto Villegas, ministro del Poder Popular para la Cultura, a fin de solicitarle apoyo económico para la compra de medicamentos, realización de exámenes y cumplimiento de la dieta que requiere el paciente para tratar efectivamente su cuadro de salud.

Inmediatamente, Villegas le responde a Berta que el viceministro Ignacio Barreto se comunicaría con ella para atender el asunto.

Captura de pantalla de la conversación inicial de Berta de Ibarreto con el ministro Ernesto Villegas

(2:16pm): el viceministro Ignacio Barreto le confirma a Villegas haber conversado con Berta para coordinar el apoyo. Lo hace vía Whatsapp, con un mensaje donde también informa que la familia no quiere llevarlo a un hospital porque, según dijeron “él se pone muy nervioso si no está ella cerca”, así como también señala que “Berta está recibiendo tratamiento porque es asmática y, por lo tanto, es de riesgo”.

Jueves 7 de enero

En horas del mediodía, es creada la campaña de recaudación de fondos “Ayudemos a Gualberto”, en la plataforma Gofundme.com, organizada por C4 Trío (una destacada agrupación musical venezolana), con la meta de recaudar 10.000 dólares.

Imagen publicada por Elena Ibarreto en su cuenta Twitter

(1:47pm): C4 Trío publica en su cuenta Twitter, un llamado a colaborar en la campaña de recaudación.

https://twitter.com/c4trio/status/1347238340035309569?s=19

(3:00pm – 9:00pm): distintos medios se hacen eco de la noticia sobre la campaña de recaudación, entre ellos, Globovisión, NTN24, entre otros.

 

(8:04pm): Villegas envía un audio a Gualberto consultando sobre su salud. En dicho audio, le notifica el ofrecimiento -en caso de ser necesario- de parte del presidente Nicolás Maduro, de poner a disposición un avión para buscarlo y trasladarlo a Caracas.

Aquí, la transcripción del intercambio en audios, reservando la publicación directa de los mismos, por respeto a la condición del paciente:

EV: “Buenas noches, Gualberto, buenas noches, Berta. Llamando para saber de la evolución de Gualberto. Mira, en nombre del presidente Nicolás Maduro, toda nuestra solidaridad y el ofrecimiento, en caso de ser necesario, para buscar en un avión a Gualberto y traerlo acá a un centro de salud donde pueda hacer su tratamiento con todas las previsiones, con todos los cuidados y con todas las atenciones que merece. Les dejo este mensaje y espero su respuesta, a ver si es necesario activar ese mecanismo para traernos a Gualberto a Caracas, con todas las atenciones, les insisto, que sean necesarias”.



GI: Pichón, bueno, buenas noches. Muchas gracias, Pichón. Ya yo tengo el tratamiento aquí en la casa, lo que pasa es que necesito recursos porque es un poquito largo y los medicamentos son costosos. Entonces, eso es lo que yo necesito, ya lo comencé y estoy aquí tranquilo, descanso sí, descanso (…) Gracias a Dios, pero bueno, aquí estamos Pichón, de esta tenemos que salir. Bueno, yo no puedo hablar mucho Pichón, porque me canso. Un abrazo pues, gracias Pichón”.



GI: “Ernesto, oye vale, perdona que se me olvidó (…) al presidente dale las gracias, dile al presidente Nicolás Maduro que muchísimas gracias por su preocupación. Un abrazo pues”.



Este dato es importante, porque junto a lo informado por Ignacio Barreto el martes, desmonta una publicación emitida el 10 de enero por parte de Elena Ibarreto, la cual se muestra más adelante.

(10:29pm): Elena Ibarreto, hija y manager del cultor, comparte en su cuenta Twitter el vínculo directo a la campaña de recaudación.

Viernes 8 de enero

(8:49am): Villegas publica en su cuenta Twitter, un pequeño hilo donde informa que está en comunicación con la esposa de Gualberto (Berta) desde el martes, en pro de “garantizar el tratamiento médico en casa o de ser necesario en un centro de salud” de Maturín, estado Monagas (donde reside la familia Ibarreto) o en Caracas, Distrito Capital. Agregando que afortunadamente no había sido necesario.

 

(9:34am): el usuario en Twitter, @villafrancale, aliado en la promoción de la campaña, publica un tuit donde se refleja el monto recaudado hasta ese momento a través de Gofundme.com, cercano a los 4 mil dólares ($3.993).

(9:45am): se efectúa la primera transferencia bancaria, en bolívares, a la cuenta de Elena Ibarreto, realizada por la Fundación Pueblo Soberano, adscrita al ministerio del Despacho de la Presidencia.

Transferencia realizada por la Fundación Pueblo Soberano a la cuenta de Elena Ibarreto

(10:15am): se efectúa la segunda y más importante transferencia bancaria, en bolívares, a la cuenta de Elena Ibarreto, gestionada desde la Vicepresidencia de la República.

(10:24am): Venezolana de Televisión comparte una nota haciendo referencia al tuit de Villegas, donde se informa sobre la plena disposición del Estado venezolano a garantizar el tratamiento y los cuidados necesarios para Gualberto Ibarreto.

(11:52am): la madre de Elena (Berta), informa a Fanny Villarroel, jefa del Gabinete del Ministerio de Cultura en el estado Monagas, que Elena va en camino al encuentro con la propia Fanny, para recibir los insumos médicos.

(1:02pm): Fanny Villarroel, le informa a Berta que su hija ya recibió los medicamentos gestionados por dicho ministerio.

(5:23pm): Elena Ibarreto publica un “comunicado” donde acusa al gobierno nacional de emitir falsos comentarios sobre el apoyo a su padre, y niega, con énfasis, haber recibido ayuda para el tratamiento. Sí, después de haberse reunido personalmente con Fanny Villarroel y recibir los medicamentos, 4 hora antes.

Villegas no responde a dicho comunicado públicamente, sino que decide contactar directamente a Elena vía telefónica, sin éxito.

(9:28pm): Villegas envía un mensaje a Gualberto vía Whatsapp, informándole sobre el desacuerdo con el comunicado público de su hija contrario a la realidad, y le pide comunicarle la solicitud de que emita, como le corresponde, una rectificación pública para esa misma noche, de lo contrario, “se vería en la indeseada posición de mostrar públicamente las evidencias” que desmienten lo dicho por Elena.

Sábado 9 de enero

(8:55am): Elena contacta a Villegas por primera vez vía Whatsapp, como consecuencia de haber recibido el mensaje a través de su padre.

En dicha conversación (muy respetuosa, por cierto), Villegas consulta sobre la salud de Gualberto y ratifica la solicitud de rectificación por parte de Elena.

 

Inicio de la conversación entre Elena y Villegas

 

Aún después de conocerse que el comunicado se hizo público pasadas las 5pm del 8 de enero y estando consciente de haberse encontrado personalmente con la jefa del Gabinete de Cultura, Fanny Villarroel (4 horas antes del comunicado), Elena le reitera a Villegas en esa conversación de Whatsapp, que el apoyo “llegó luego de haber hecho público el comunicado”.

A pesar de sostener la mentira, accedió a realizar la rectificación, comprometiéndose a publicarlo horas más tarde.

Fin de la conversación entre Elena y Villegas, la mañana del 9 de enero

 

(5:56pm): Elena afirmó en conversación con Villegas que, cuando la ayuda del gobierno llegó, ya tenían recaudados los 10.000 dólares que habían fijado como meta en la campaña, y eso fue el 8 de enero. Sin embargo, la campaña siguió en pie, y no solo eso, sino con un nuevo monto que duplica la meta inicial, es decir, 20.000 dólares. No hubo anuncio previo sobre el aumento de la meta ni explicación alguna después.

(6:03pm): Elena emite el comunicado prometido, pero lejos de ser una rectificación, es una ratificación de la mentira sobre no haber recibido apoyo temprano (antes del comunicado) de parte del gobierno nacional.

Expresa textualmente: “A raíz de ese pronunciamiento (su “denuncia” en el primer comunicado) –finalmente, ayer en la noche– recibimos los medicamentos solicitados”.

Olvidó Elena, que la foto tomada con su propio dispositivo móvil, donde se visualizan los medicamentos recibidos dentro de su vehículo y enviada posteriormente a Fanny Villarroel como respaldo para asuntos administrativos del ministerio, deja ver con perfecta claridad la luz del sol.

(6:06pm): Villegas publica un tuit donde responde al segundo comunicado de Elena, valorando el “intento de rectificación” y poniendo a disposición de su padre, los soportes de las transferencias bancarias, medicinas e insumos entregados a Elena “para precisar los montos y oportunidad de envíos, todos previos a la ‘denuncia'”.

NOTA: ninguna de las evidencias mostradas en este documento revela información personal.

Domingo 10 de enero

(10:22am): Luego de alimentar durante varios días, la tergiversación de la verdad y los mensajes de descrédito hacia el gobierno nacional a través de tuits, retuits y respuestas suscribiendo dichos comentarios (aun después de recibir la ayuda), Elena responde al tuit de un usuario que despotrica –y miente- sobre la atención médica otorgada por el Estado venezolano a la población que requiere tratamiento COVID-19, diciendo: “Tanto así, que debo mantenerlos hospitalizados en casa… Pero tienen las santas b… de decir que tienen un servicio excelente cuando no es así”.

Olvidó Elena, nuevamente, la conversación que tuvo Berta, su madre, con el viceministro Ignacio Barreto, donde ellos mismos manifiestan preferir que Gualberto permanezca en casa, además del ofrecimiento hecho por el presidente para trasladar a Gualberto en avión a la capital, días atrás, y así recibiera todas las atenciones que merece, y que el mismo Gualberto rechazó, muy agradecido, por no ser necesario.

Lunes 11 de enero

(6:56pm): La campaña en Gofundme.com sigue activa, con la nueva meta de 20.000 dólares, y un monto recaudado hasta el momento, de 12.329 dólares. Por cierto, extrañamente no ha recibido más aportes desde ayer. Me pregunto el motivo.

En función de lo descrito, surgen algunas interrogantes:

¿Por qué se incrementó el monto de la meta en Gofundme.com de 10 mil a 20 mil dólares?



Si el sábado Elena le dijo a Villegas que ya había conseguido la meta de 10.000 dólares, ¿Por qué no detuvo la campaña?



Múltiples medios replicaron decenas de veces la “noticia” de que Elena “desmintió” a Ernesto Villegas o “al régimen”, ¿Pidió Elena a esos medios rectificar los titulares que ella generó con su falsa denuncia? De no haberlo hecho, ¿Lo hará?



Elena sabe que no actuó responsablemente ante la opinión pública y sabe que ha mentido, pero tal vez aún no ha aprendido el valor de la rectificación sincera.



En Twitter, en reiteradas ocasiones, Elena ha dicho “Se debe tener un nivel de bajeza tremendo para jugar de esa forma”. Reitero, proyección.



En lo particular, respeto a Elena como mujer y como compatriota, por lo que me abstengo de emitir cualquier comentario ofensivo. Siempre es mejor confrontar con pruebas y argumentos, y así ha sido.

Orlenys Ortiz

@OrlenysOV 🍁🍃

 910  Vistas