Española pierde un ojo por disparos de policías que reprimen protestas contra monarquía luego de detención del rapero Hasél

Una mujer perdió el ojo derecho en las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél acusado de “insultar a la monarquía”, luego que la Policía española disparara balas de foam contra los manifestantes. La víctima fue operada por el estallido del globo ocular tras el impacto directo, informó el medio digital Público.     

IRIDIA, un Centro por los Derechos Humanos de Catalunya, informó que ante la gravedad de la herida, los médicos han decidido que necesitará un implante. Un portavoz del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya también confirmó los hechos a la agencia Efe.

Española pierde un ojo tras disparos de policías que reprimen protestas contra monarquía por detención de rapero Hasél
Foto: Agencias

Desde la organización protestan del peligro que tienen esas balas para los manifestantes, llegando a provocar heridas tan graves como la que ha sufrido esta mujer, incluso llegando a provocar víctimas mortales en otras ocasiones.

«Tal y como llevamos advirtiendo desde hace años, las balas de foam son muy peligrosas y pueden generar graves lesiones, inclusive la muerte», reza el texto. «Es un arma de precisión, no como las balas de goma. Es muy grave que tanto en octubre del 2019 como ayer se hayan dado casos de personas heridas con foam en la cabeza», cita RT. 

Entre tanto, por segunda noche consecutiva, en varias ciudades de España se registran protestas contra la aprehensión del rapero Pablo Hasél. Las mayores concentraciones se registraron este miércoles por la tarde (hora local) en Madrid y Barcelona, donde se han producido nuevos incidentes entre los manifestantes y la Policía

Española pierde un ojo tras disparos de policías que reprimen protestas contra monarquía por detención de rapero Hasél
Foto: Agencias

Los Mossos d’Esquadra (Policía local de la comunidad autónoma de Cataluña) entraron a un edificio de la Universitat de Lleida, para capturar al cantante, luego de haberse atrincherado junto a varios simpatizantes. La actuación policial desencadenó inmediatamente protestas y disturbios en Barcelona y otras ciudades catalanas.

En el caso concreto de Madrid, un centenar de personas secundó una convocatoria, no autorizada, en la céntrica plaza de la Puerta del Sol para reclamar la puesta en libertad de Hasél.

Los participantes en dicha protesta, custodiada por un fuerte dispositivo policial, portaron pancartas en las que se podían leer lemas como: “Secuestrado por el Estado ¡Todos a la calle! ¡Conquistemos su libertad!” o “Pablo Hasél, libertad. Fuera la Justicia Franquista”, reseñó HispanTV.

Los organizadores de la protesta utilizaron las redes sociales para convocar nuevas concentraciones por toda España el miércoles por la noche para exigir la liberación de Hasél. Los manifestantes saquearon algunos comercios y se enfrentaron al cuerpo de seguridad. La Policía detuvo a 18 personas, mientras que 55 resultaron heridas, entre ellas 25 agentes, según las autoridades.

Española pierde un ojo tras disparos de policías que reprimen protestas contra monarquía por detención de rapero Hasél
Fotograma Twitter

Claves:

  • Pablo Rivadulla, conocido como Pablo Hasél, fue condenado en marzo de 2018 por la Audiencia Nacional a cárcel y multa de 24.200 euros por delitos de “enaltecimiento de terrorismo, injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado”.
  • La condena hace referencia a 64 mensajes publicados por el rapero en redes sociales y a una canción difundida a través de YouTube donde llamaba ladrón al Rey Borbón, el emérito Juan Carlos I de Borbón.
  • Algunos de los tuits por los que fue condenado hacían referencia a los supuestos “negocios mafiosos” entre la Casa Real y Arabia Saudí, que luego resultaron ser ciertos.
  • Juan Carlos I está siendo investigado por las autoridades judiciales de España y Suiza. La causa surgió después que una amante del monarca, Corinna Larsen, confesó que recibió de él un regalo de 65 millones de euros, obtenido por comisiones ilegales en el proyecto de construcción de la línea férrea para un tren de alta velocidad entre Medina y La Meca (Arabia Saudí) por parte de empresas españolas y habría sido depositado en una cuenta en Suiza. El rey no declaró esos ingresos al fisco de España.
  • El Tribunal Supremo lo investiga por actos de corrupción cometidos después de su abdicación, en 2014. Los presuntos delitos son lavado de dinero y fraude fiscal.
  • El 3 de agosto de 2020, Juan Carlos de Borbón anuncia que abandonó España rumbo a sitio desconocido, evadiendo la justicia.
  • 17 días después la Casa Real española confirmó que el rey emérito se “trasladó” a Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde vive desde entonces en un lujoso aposento
  • Juan Carlos I, de 82 años, aseguró que su salida del país no era un intento de evadir la justicia, sino que pretendía “facilitar las labores” de su hijo, el rey Felipe VI, y que estaba dispuesto a responder ante los requerimientos judiciales cuando fuera necesario.
  • Sus abogados informaron que el rey emérito “permanece a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna”. La justicia española aún no ha actuado en su contra.
  • Este caso y las desigualdades evidentes en el trato según quién cometa los supuestos delitos, han avivado el escándalo público en todos los sectores, que acusan el grave «déficit democrático» del Estado español, el obsoleto modelo monárquico y los beneficios que disfrutan algunas minorías privilegiadas.

LEA TAMBIÉN: