¿Qué es la ensoñación inadaptada?

La ensoñación inadaptada va camino a ser reconocida como síndrome psiquiátrico, mientras un equipo de científicos israelíes sugiere definirla como aquellas personas que pueden tener un déficit de atención.

La ensoñación inadaptada (EI) o maladaptive daydreaming (MD) es un trastorno por el que las personas se deslizan en un sueño diurno muy detallado y realista que puede durar horas y afecta al normal funcionamiento del individuo.

Hace unas dos décadas, los investigadores pioneros en ese terreno lo consideraron un estado adaptativo positivo, que ayuda al procesamiento de experiencias diarias y resolución de problemas de manera diferente al pensamiento estándar, con objetivo y lógico.

Sin embargo, hoy la doctora Nirit Soffer-Dudek, una psicóloga de la Universidad de Ben-Gurión en el Néguev (BGU), una de las más reputadas expertas en la materia, lo considera más que un estado y se empeña en que el diagnóstico se agregue a la próxima edición del Manual de Estadísticas y Trastornos Mentales.

¿Por qué es útil el diagnóstico?

«Tengo un hijo diagnosticado con TDAH. Hemos probado con medicación y con terapia, pero nada ayuda realmente», dijo a la agencia Sputnik Tamar Hess. «Y ahora que estoy leyendo sobre la ensoñación inadaptada, me suena mucho más factible que sea eso lo que aqueja a Adam, que se pasa horas, desde que es muy pequeño, ocupado en ensoñaciones y no hay quien lo saque de ahí», explicó.

La investigadora aseguró que la EI puede ser un mejor diagnóstico para algunas personas con tales síntomas en lugar de TDAH, pues a menudo los soñadores despiertos inadaptados informan que las etiquetas y tratamientos de diagnóstico existentes no son útiles para ellos.

Los aquejados del más deprimido

El candidato a doctorado Nitzan Theodor-Katz, junto con Soffer-Dudek, el profesor Eli Somer y el doctor Rinatya Maaravi Hesseg, de la Universidad de Haifa, evaluaron a 83 adultos diagnosticados con TDAH y con característics de EI, y se investigó la presencia de síntomas de falta de atención, depresión, soledad y problemas de autoestima.

Los participantes que superaron la puntuación límite del estudio para la sospecha de EI fueron invitados a participar en una entrevista de diagnóstico estructurado para determinar con mayor eficacia el trastorno.

Solo alrededor del 20% cumplió con los criterios de diagnóstico propuestos para la EI, con tasas significativamente más altas de depresión, soledad y disminución de la autoestima, en comparación con aquellos con TDAH que no cumplían con los criterios para la EI.

VTV/CC/ADN

Fuente: Sputnik