Encarcelamiento de rapero en España genera más de 50 manifestantes detenidos y estrés político en el país

Más de 50 personas han sido detenidas en España generando una nueva noche de altercados a raíz del encarcelamiento de un rapero, caso que ha removido la política del país y suscitando acusaciones cruzadas.

El pasado martes en la noche en la ciudad de Cataluña estallaron las manifestaciones y altercados, horas después del ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél, condenado a nueve meses de prisión por unos tuits insultantes contra la monarquía y la policía.

La movilización se extendió el miércoles a Madrid y otras ciudades españolas. En la capital, cientos de jóvenes se enfrentaron a la policía en la céntrica Puerta del Sol, a gritos de “¡Pablo Hasél, libertad!”, sin embargo, los que los organismos de seguridad arremetieron contra los manifestantes, que replicaron con lanzamientos de botellas y destrozaron algunas tiendas cercanas.

Autoridades indicaron que para el momento hubo alrededor de 19 detenidos y 55 heridos, entre ellos 35 policías.

Asimismo, se produjeron incidentes violentos en la ciudad andaluza de Granada, donde los manifestantes quemaron contenedores de basura y cuatro personas fueron detenidas. 

Por su parte, en Barcelona, los manifestantes lanzaron objetos a la policía y levantaron barricadas que luego incendiaron. Hecho donde resultaron 33 personas detenidas las cuales se suman a los 15 del día anterior.

El director general de la policía regional, Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, describió un “escenario de alta complejidad”, por el “alto volumen de desórdenes públicos”, incluyendo saqueos a comercios, daños a mobiliario urbano y “ataques directos a la línea policial”.

El funcionario confirmó que la noche del martes, una joven perdió la visión de un ojo a causa de la intervención policial, y anunció una investigación interna para esclarecer lo ocurrido.

La violencia fue denunciada por distintos políticos, como la socialista Carmen Calvo, vicepresidenta primera del gobierno, aunque el presidente, Pedro Sánchez, guarda silencio de momento.

“Ningún derecho se puede defender ni expresar con violencia”, aseveró Calvo en Televisión Española. “Una manifestación que no procedía, que no estaba comunicada, detenidos, heridos, muchos daños materiales: eso no se corresponde con la libertad de expresión”, añadió.

 Debate sobre libertad de expresión 

El caso de Hasél reabrió el debate sobre la libertad de expresión, en un país en el que varios músicos y simples tuiteros fueron procesados en los últimos años por cargos similares, pero también expuso una vez más las desavenencias entre los socios de gobierno, la izquierda radical de Podemos, que fustigó duramente el encarcelamiento, y los socialistas de Sánchez, que quieren reformar el Código Penal para que este tipo de delitos no se castiguen con prisión.

Hasél, de 32 años y con antecedentes penales, fue condenado en 2018 por un delito de enaltecimiento del terrorismo, a causa de unos tuits publicados entre 2014 y 2016.

En ellos calificaba al rey Juan Carlos I de “mafioso” y “ladrón”, acusaba a la policía de matar y torturar a migrantes y manifestantes y elogiaba a personas implicadas en delitos de terrorismo.

Cabe destacar que unas 200 personalidades, entre ellas el director de cine Pedro Almodóvar y el actor Javier Bardem, firmaron un manifiesto de apoyo al rapero, que se negó a entrar voluntariamente en prisión y tuvo que ser detenido el martes., refiere nota de prensa de la Agence France-Presse.

/CP