Los ejercicios son el método natural para mejorar la circulación sanguínea

El sistema vascular es la red de vasos sanguíneos del cuerpo que incluyen las arterias, venas y capilares. Cuando este sistema deja de funcionar correctamente, surgen los problemas circulatorios, que son muy comunes y pueden llegar a ser graves. Con ejercicios en casa, se puede mejorar la circulación de la sangre en las piernas, por ejemplo.

Algunas de las consecuencias de no ejercitarse para regular la circulación son: fatiga, mareos, dolor de cabeza, manos y pies fríos, dolor en las piernas, calambres musculares, latidos cardíacos irregulares, pérdida de cabello y sequedad de la piel, entumecimiento u hormigueo en partes del cuerpo, entre otros.

De acuerdo con el portal de la Biblioteca de Medicina de EE. UU., Medline Plus, las causas de una mala circulación sanguínea puede ser lesiones, el consumo de algunos medicamentos, una infección, enfermedades del corazón como el colesterol alto o malos hábitos diarios como estar mucho tiempo de pie.

Para mejorar la circulación en la sangre, es importante dejar de fumar, reducir la ingesta de grasas saturadas y tratar de no permanecer sentado por periodos prolongados. Así mismo, existen múltiples métodos para mejorar la circulación sanguínea. El más relevante es acudir a un especialista para que revise las causas de la molestia y cuál es el mejor tratamiento para cada tipo de organismo.

Mantener un peso saludable: ayuda a promover una buena circulación, porque de lo contrario, se puede afectar el sistema circulatorio hasta ocasionar una enfermedad de gravedad. Un estudio evidenció que perder peso ayuda a mejorar la circulación en mujeres que tenían sobrepeso. Como tal, los participantes incrementaron sus niveles de la proteína adiponectina que se asocia con la función vascular.

Trotar: el ejercicio cardiovascular, como trotar, ayuda a la salud del sistema circulatorio y a mejorar la circulación. Una revisión de 2003 señaló que el ejercicio ayuda a mejora la capacidad del cuerpo de regular el oxígeno. Así mismo, mejora la capacidad de dilatación de los vasos sanguíneos.

Practicar yoga: este ejercicio de bajo impacto, que implica doblarse, estirarse y movilizar todas las partes del cuerpo, ayuda a comprimir y descomprimir las venas, lo cual ayuda a mejorar la circulación sanguínea. De acuerdo con una verificación médica de 2014 sobre evidencia publicada en el European Journal of Preventive Cardiology, se determinó que esta práctica no solo ayudaba a mejorar la salud del sistema circulatorio, sino que también ayuda a regular el metabolismo.

Comer solamente pescado: los ácidos grasos, como el omega-3 en el pescado, ayudan a promover la salud cardiovascular y a mejorar la circulación, según indica un estudio. Los alimentos que se aconsejan consumir son el salmón, las sardinas, y el atún.

Tomar té: por lo general, la mayoría de tés naturales a base de plantas medicinales contiene antioxidantes que promueven la salud cardiovascular. Por ejemplo, los tés recomendados para mejorar la circulación son el té negro y el té verde. Específicamente, otro estudio publicado en la revista médica Circulation, determinó que el té negro mejora la salud de los vasos sanguíneos y el té verde se relaciona con una tasa más baja de enfermedad de la arteria coronaria.

VTV/CC/ADN

Fuente: Medios internacionales