EE.UU. y China reclutarían especialistas en chips para lograr supremacía tecnológica

EE.UU. y China pronto podrían verse comprometidos en una competencia por reclutar expertos taiwaneses en semiconductores mientras ambos países profundizan sus planes para lograr la autosuficiencia en la fabricación de chips, recoge South China Morning Post citando a analistas y especialistas de la industria.

En este marco, Taiwán presenta una importancia estratégica en el abastecimiento de circuitos integrados para Pekín y Washington gracias a la empresa de fundición de semiconductores más grande del mundo, Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC).

Acorde al medio, un informe semioficial publicado en noviembre pasado predijo que China padecería un déficit de 200.000 trabajadores en semiconductores para 2023. Ante ello, el Gobierno chino ha decidido llevar a cabo una política para cortejar a ingenieros taiwaneses, los cuales han sido una fuente importante de conocimientos para el desarrollo de la industria de producción de chips del gigante asiático.

Sin embargo, Taipéi ha respondido amenazando con enjuiciar a cualquiera que ayude a transferir conocimientos de alta tecnología. Según las nuevas regulaciones, los «espías económicos» que sean descubiertos robando o filtrando propiedad intelectual a China podrían enfrentarse a 12 años de cárcel y a multas de hasta 3,59 millones de dólares.

A pesar de tales acciones, William Hunt, analista del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente (CSET, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Georgetown, en EE.UU., sostuvo que China continúa siendo atractiva para los trabajadores de Taiwán por la proximidad geográfica y cultural, así como por el idioma común. 

Mientras tanto, para contrarrestar la escasez de mano de obra especializada en el sector, las autoridades de Pekín han estado creando escuelas de ingeniería de semiconductores en todo el país y los Gobiernos locales ofrecen generosos incentivos para atraer talento para trabajar.

Situación en EE.UU.

Por otro lado, EE.UU. también ha intentado captar a especialistas taiwaneses y surcoreanos para suplir la demanda de ingenieros con experiencia en la fabricación de semiconductores, ya que, según CSET, se estima que en la próxima década en las plantas de circuitos integrados en territorio estadounidense podrían crearse 27.000 puestos vacantes, de los cuales unos 3.500 deberían ser ocupados por trabajadores extranjeros.

En este punto, CSET recomendó que los legisladores consideren «establecer una vía de inmigración acelerada para trabajadores fabriles con experiencia, tal vez específicamente para operarios taiwaneses o surcoreanos que buscan trabajar en fábricas recién construidas en EE.UU.».

«EE.UU. debería explorar la creación de visas especializadas para trabajadores altamente calificados con experiencia significativa en la creación e ingeniería de semiconductores», complementó Hunt. «La principal prioridad aquí es reducir las barreras existentes a la inmigración de trabajadores con habilidades relevantes para la seguridad nacional de EE.UU.», aseveró, en relación con la demanda de mano de obra calificada generada por la Ley de creación de incentivos útiles para producir chips.

A diferencia de la postura ejercida con Pekín, Taipéi está comprometido en la cooperación con EE.UU. en la cadena de valor, y ambas partes establecieron un marco de colaboración de comercio e inversión en tecnología a fines de 2021 para «explorar acciones para fortalecer las cadenas de suministro críticas». Prueba de ello es que TSMC está construyendo una fábrica avanzada de chips de 5 nanómetros en Arizona.

Arisa Liu, investigadora principal de semiconductores en el Instituto de Investigación Económica de Taiwán, señaló que es poco probable que Taipéi impida que los mejores talentos de la isla trabajen en el país norteamericano, en contraste con sus esfuerzos por castigar a quienes contribuyen a la fuga de cerebros en la otra dirección. No obstante, aconsejó que las autoridades deben «prestar más atención a los esfuerzos de EE.UU.» por «robar» el intelecto local en el futuro. CC/ADN

Fuente: RT