Dieta rica en antioxidantes mejora memoria de mujeres que atraviesan el posparto

 
Un estudio argentino descubrió el rol benéfico de una dieta rica en antioxidantes para mitigar estos efectos. La yerba mate sería clave.
 
El estudio a cargo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de Córdoba, que contó con la participación de 71 madres lactantes residentes de la provincia (centro), comprobó que una dieta rica en antioxidantes contribuye a mejorar el rendimiento de la memoria en mujeres que atraviesen el posparto. Para ello analizó los hábitos alimenticios de las mujeres y realizó test de memoria con validación internacional.
 
Como resultado se halló en promedio 2,5 gramos de polifenoles—compuestos presentes en las plantas que tras consumirlos afectan positivamente el sistema nervioso y, sobre todo, la memoria y el aprendizaje— ingeridos por día, cantidad más elevada que en países como Polonia, Dinamarca, Japón y España que puede explicarse por el popular consumo de la yerba mate en la región, reseña el portal web de Sputnik.
 
Según consigna el sitio Argentina Investiga, los cambios estructurales que padecen las madres tras dar a luz tienen como objetivo reconocer las emociones del bebé, así como las amenazas en su entorno.
 
El proceso neuroadaptativo, que se registra incluso en las primeras etapas reproductivas—embarazo, puerperio y lactancia— consta de eliminar ciertas conexiones neuronales para potenciar otras, principalmente, las pertenecientes a las regiones de las que depende la socialización. Estos efectos pueden mantenerse hasta dos años después del parto.
Los cambios pueden presentarse bajo olvidos, dificultades para la lectura y la concentración e incluso para la resolución de tareas en el campo del lenguaje como recordar listados de palabras.
 
El estudio, en el que también participó el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), intentó obtener, por un lado, el consumo promedio de antioxidantes en la dieta habitual de las mujeres lactantes durante los últimos 12 meses y luego, compararlos con los resultados de los test de memoria, considerando factores como estrés o insomnio.
 
Las participantes debían señalar dentro de 127 alimentos, su frecuencia de consumo así como el tamaño de las porciones.
 
Asimismo, fueron sometidas a evaluaciones de su memoria, por las que se evalúo la memoria en el corto y largo plazo, de aprendizaje y de trabajo, así como la correspondiente al plano léxico-semántico.
 
En conclusión las mujeres con mayor consumo de polifenoles obtenían mejores puntajes, por lo tanto, rendimiento, en los test de memoria. Esto debido al consumo de antioxidantes provenientes de las verduras, frutas frescas, legumbres, cereales, entre otros.
 
«Es necesario reconocer que las mujeres atraviesan un período en el que necesitan una escucha empática y un abordaje integral. Ellas no están suponiendo o inventando que les cuestan determinadas actividades en el día a día. La problemática existe. Y una medida posible para atender esas situaciones es la promoción de hábitos saludables, enriquecer su dieta con alimentos de origen vegetal», dijo Elio Soria, director de la investigación.
 
GG/JML