Descubren el exoplaneta más excéntrico jamás observado que podría albergar agua

Un equipo internacional de astrofísicos descubrió un insólito exoplaneta que tiene una órbita inusualmente excéntrica respecto a su estrella anfitriona, fue bautizado como TOI 2257 b, el cuerpo celeste podría tener las condiciones necesarias para albergar agua líquida, reseñó el portal web Sputnik.

El TOI 2257 b tiene un radio 2,2 veces mayor al de la tierra y completa su órbita alrededor de su estrella, roja mucho más fría que el Sol, en 35 días.

La atención de los investigadores fue la forma de su trayectoria, resultando ser la más excéntrica (elíptica) en la historia de las observaciones, por lo que la temperatura del planeta puede oscilar entre los 80 grados bajo cero y los 100 grados, en función de su ubicación.

La principal autora del estudio, Nicole Schanche, pertenecientes a la Universidad de Berna precisó: «En lo que respecta a la habitabilidad potencial, tenemos malas noticias»,

Los autores explican que si bien el planeta orbita su estrella anfitriona a una distancia en la que la existencia del agua líquida es posible, es poco probable que también albergue vida, pues su radio sugiere que se trata de un planeta mayoritariamente gaseoso y con una alta presión atmosférica.

¿A qué se debe la inusual órbita del exoplaneta?

Los investigadores consideran que podría ser la presencia en el sistema de un hipotético planeta gigante que podría influir en su órbita y, por consiguiente, deformar su trayectoría.

Los exoplanetas ubicados lejos del sistema solar no se pueden observar directamente a través de un telescopio, pues son demasiado pequeños y no reflejan mucha luz.

Durante el estudio, los astrofísicos recurrieron al llamado método de tránsito; analizaron las caídas en el brillo de las estrellas que ocurren una vez que un exoplaneta entra en el campo de visión entre la tierra y su estrella anfitriona.

También, utilizaron los datos del telescopio SAINT-EX, ubicado en México y diseñado específicamente para estudiar los enanos rojos y sus exoplanetas. /WIL/CP