Nuevos datos del Perseverance reafirman que cráter marciano pudo ser habitable

El rover Perseverance de la NASA corrobora, como ya apuntaban las imágenes orbitales, que el cráter Jezero de Marte tuvo condiciones de habitabilidad hace más de 3 mil millones de años. Tres de sus instrumentos confirman que tuvo agua líquida y carbonatos en un entorno geológico sedimentario rico en compuestos orgánicos.

El cráter Jezero del Marte fue seleccionado como lugar de aterrizaje para el rover Perseverance porque las imágenes de los orbitadores (como Mars Global Surveyor y Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, o el de la misión Mars Express de la ESA) sugerían que albergó un lago hace miles de millones de años. De hecho, todavía se observan indicios de que hubo un delta al final de uno de sus canales de entrada.

Esta semana se publicaronn en Science y Science Advances tres artículos donde se ofrecen nuevos resultados recogidos por Perseverance en este cráter marciano y todos apuntan a la posibilidad de que fuera habitable en el pasado. Los datos se han recogido con tres instrumentos: el sistema de cámaras Mastcam-Z y los espectrómetros PIXL y SHERLOC.

Uno de los autores de los tres trabajos, el investigador del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y la Universidad Cornell en Nueva York (EE. UU.), Alberto González Fairén, explicó que el análisis in situ del rover en Jezero “ha desvelado gran cantidad de detalles que no eran apreciables desde los orbitadores y que se pueden resumir en cinco puntos”.

Rocas ígneas en el fondo del cráter y sedimentarias en el delta

“Segundo, los datos de PIXL indican que las rocas del fondo del cráter son ígneas (se originan cuando se enfría y solidifica el magma, como las volcánicas) y que se formaron antes de que allí existieran un río, un lago y un delta –apunta González Fairén–. Por lo tanto, combinando datos de Mastcam-Z y PIXL, se han identificado dos tipos de materiales en Jezero: rocas ígneas en el fondo del cráter, y depósitos sedimentarios en el delta”.

Los nuevos análisis de Perseverance corroboran la imagen de que el cráter Jezero configuró un enclave habitable hace más de 3.000 millones de años, en el que había agua líquida y precipitación de carbonatos en un entorno geológico sedimentario rico en compuestos orgánicos

VTV/CC/CP

Fuente: SINC