Contralor General de la República condena postura de EE.UU. contra el Estado venezolano

El contralor general de la República, Elvis Amoroso, rechazó contundentemente las nuevas maniobras golpistas del gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) contra Venezuela y sus falsas acusaciones que vinculan a altos funcionarios del Gobierno Bolivariano con supuestos hechos de narcotráfico y terrorismo.

El también Presidente del Poder Moral sostuvo que esta nueva amenaza representa una ofensa a la dignidad del pueblo: “Estados Unidos tiene una postura  genocida, terrorista y extremista contra el pueblo de Venezuela”.

Amoroso expresó su contundente rechazo al nuevo atropello imperial en contra del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, así como contra los presidentes de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello; del Tribunal Supremo de Justicia,  Maikel Moreno, y contra los ministros para la Defensa, G/J  Vladimir Padrino López; de Industria y Producción, Tareck El Aissam; para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, y demás autoridades de Estado venezolano.

“Estas acusaciones son deshonestas y descaradas viniendo de EE.UU., el mayor consumidor de cocaína en el mundo, en alianza con Colombia, el mayor productor de drogas del mundo. Estos dos gobiernos se han confabulado para atacar a Venezuela porque combatimos el tráfico ilícito de drogas y no permitimos que utilicen nuestro territorio como puente para el libre tránsito de sus acciones criminales”, enfatizó.

Asimismo, calificó de inaceptable que el gobierno de Estados Unidos, en medio de una situación de pandemia, se dedique a atacar a Venezuela en vez de dedicar tiempo y dinero para ayudar a su pueblo que se ha convertido en el país con mayor cantidad de casos de Covid-19.

Por otra parte, el Contralor reprochó que un sector de la oposición, en vez de unirse para ayudar a los venezolanos en la lucha para contrarrestar el coronavirus, “miserablemente se una a las acciones de desestabilización y terroristas impulsadas por el genocida Donald Trump y del delincuente Iván Duque, utilizando millones de dólares para financiar compras de armas con la intención de financiar un derramamiento de sangre y un golpe de Estado en nuestro país”. /XN