Continúan labores de restauración del buque Leander

La restauración del buque Leander, ubicado en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda, continúa, al mismo tiempo, los organizadores buscan que en este espacio se divulgue la importancia de la embarcación en la historia venezolana.

El restaurador general, Carlos Vicente Torrealba, puntualizó que para esta labor cuenta con un equipo interdisciplinario de 170 hombres, algunos de ellos capataces y otros carpinteros navales.

Además, resaltó el apoyo del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Latinoamericanos, que ha contribuido para comprender la historia del Leander y así llevar a cabo un mejor trabajo de restauración.

«Hablamos del Leander como el barco que trajo la Proclama de París, con el que el mariscal de campo Francisco de Miranda llegó al país; pero el Leander es más que eso», señaló Torrealba al resaltar que la historia de este buque es más profunda de lo que se nos ha enseñado.

Asimismo, Torrealba resaltó que esta restauración puede significar la ampliación de la visión de la historia venezolana, ya que, según explicó, «conocemos las batallas en tierra y las recordamos, pero nos hemos olvidado de nuestras luchas navales, de nuestra historia en el mar».

Por otro lado, el restaurador relató que este buque fue inicialmente construido con propósitos comerciales, e incluso servía para el contrabando de armas. El general Francisco de Miranda, al obtenerlo, le hizo ciertas modificaciones para darle otros fines.

«Hemos conseguido algunos documentos donde se ven ciertos rasgos de esas modificaciones. Por eso nos dimos cuenta que hay un error en la historia, dicen que el Leander era un barco lento, pero era así cuando servía con fines comerciales. Miranda quiso usarlo para las luchas independentistas y lo modificó, porque sabía que le faltaba velocidad», explicó Torrealba.

Detalló que para la restauración del buque se requieren 700 metros cúbicos de madera de, mínimamente, tres tipos con diferentes niveles de dureza y resistencia para garantizar que se mantenga en buen estado al ser sometido a la actividad humana, la luz solar y la acción de microorganismos biológicos. Además, resaltó que toda la madera utilizada es de producción nacional, reseñó AVN.

VTV/JR/EMPG