Consejo de DDHH de la ONU aprobó resolución en rechazo a efectos del bloqueo de EE.UU. en Venezuela

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) adoptó una resolución presentada por la República Bolivariana de Venezuela, en favor del fortalecimiento de la cooperación internacional en la esfera de los derechos humanos, para hacer frente a las consecuencias negativas de las medidas coercitivas unilaterales o mal llamadas sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos contra el pueblo venezolano.

Este domingo, el canciller Jorge Arreaza celebró el amplio respaldo ofrecido por los Estados miembros a la resolución presentada por Venezuela desde la Presidencia del Movimiento de Países No Alineados, para profundizar la Cooperación Internacional y rechazar las Medidas Coercitivas Unilaterales por parte del Gobierno de Estados Unidos. 

En la interacción en la red social Twitter del Jefe de la Diplomacia de Paz venezolana, colgó una imagen del resultado de la votación en la que se puede apreciar que recibió 28 votos a favor, 14 en contra y cinco abstenciones.  

Respeto a los DDHH

El instrumento reafirma que uno de los propósitos de las Naciones Unidas, así como la responsabilidad primordial de los Estados, es promover, proteger y fomentar el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales mediante, entre otras cosas, la cooperación internacional.

En consecuencia, expresa su preocupación por la persistente imposición del unilateralismo y de medidas coercitivas unilaterales, que menoscaban el bienestar de la población de los países afectados y crean obstáculos al pleno ejercicio de sus derechos humanos.

También reafirma la importancia de la cooperación y la solidaridad internacionales para hacer frente a los efectos negativos de esas medidas.

La resolución reafirma, igualmente, que cada Estado tiene el derecho inalienable a elegir libremente y desarrollar, de conformidad con la voluntad soberana de su pueblo, su propio sistema político, social, económico y cultural, sin injerencia de ningún otro Estado o actor no estatal, en estricta conformidad con la Carta, la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales pertinentes.

El documento insta además a todos los actores de la escena internacional a que construyan un orden internacional basado en la inclusión, la justicia, la igualdad y la equidad, la dignidad humana, el entendimiento mutuo y la promoción y el respeto de la diversidad cultural y los derechos humanos universales, y a que rechacen todas las doctrinas de exclusión basadas en el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.

El instrumento fue presentado por Venezuela en nombre de los Estados Miembros de las Naciones Unidas integrantes del Mnoal, excepto Chile, Colombia, Ecuador, Honduras y Perú, que se abstuvieron en la votación.