¿Cómo se comportan las hormonas de las mujeres en la menopausia?

La última regla acontece alrededor de los 50 años en las mujeres, aunque hay grandes variaciones. Se puede decir que desaparece entre los 45 y 53 años. ¿De qué depende que una mujer desarrolle la menopausia antes o después? ¿Qué cambios hormonales tienen lugar con este fenómeno que, inevitablemente, llegará a la vida de las féminas?.

El ginecólogo experto en la consulta de menopausia de Olympia Quirónsalud, en Madrid, doctor Antonio Gosálvez, sostiene que hasta el día de hoy se desconoce por qué en unas mujeres la menopausia llega antes y en otras más tarde, “aunque en realidad no se conoce, hay algunos factores que influyen. La edad de la menopausia de la madre, de las tías maternas y hermanas, por ejemplo, mide bastante bien los casos de menopausia precoz familiar. También suele adelantarse cuando hay enfermedades autoinmunes, o la mujer ha sido sometida a cirugías en sus ovarios”.

Cuando la mujer tiene la menopausia, comienza una nueva etapa de su vida, ya que finaliza su etapa reproductiva. “Su organismo en la posmenopausia funciona de manera diferente, y debemos adaptar nuestros hábitos de vida a esta nueva fase”, indicó la también especialista de la Consulta de Menopausia de Olympia Quirónsalud, doctora Victoria Valdés.

Durante este periodo, el cuerpo de la mujer produce cada vez menos cantidad de las hormonas llamadas estrógeno y progesterona. Esto suele ocurrir entre los 45 y 55 años de edad, y se produce cuando la mujer no tiene su período menstrual por doce meses seguidos.

La menopausia es la etapa en la vida de una mujer en la que los ovarios descontinúan su función, lo que causa que deje de tener ciclos menstruales por el resto de su vida. En ocasiones, a la menopausia se le conoce como el cambio de vida, o simplemente el cambio.

Síntomas

Cambios en su período menstrual, como variaciones en el flujo menstrual o el intervalo entre períodos menstruales.

Sensaciones repentinas de calor (“sofocos o calores”) en la cara, el cuello y el pecho.

Sudores nocturnos que pueden dar lugar a problemas para dormir y sentirse cansada, estresada o tensa.

Cambios vaginales, como sequedad en la vagina y tejido vaginal que se vuelve más delgado, además de dolor durante las relaciones sexuales.

Pérdida de calcio en los huesos, lo que puede reducir su estatura y causar fracturas de los huesos (osteoporosis).

Fuente: Nota de prensa

VTV/DS/OQ