Científicos comprueban que leche materna de vacunadas contra COVID-19 transfiere inmunidad a bebés

Los anticuerpos generados por las mujeres que recibieron las vacunas contra la COVID-19 de Sinopharm, AstraZeneca y Sputnik V, son transferidos a la leche materna, de acuerdo con un estudio de expertos argentinos coordinados por investigadores de la Fundación Instituto Leloir (FIL).

Ello «constituye la primera evidencia científica sobre la respuesta en madres lactantes frente a estos tipos de inmunizantes y cuya importancia es clave, ya que no hay inoculantes disponibles para bebés menores de seis meses», indicó el estudio.

El trabajo evaluó los niveles de anticuerpos IgG e IgA antiSARSCoV-2, en muestras de suero y leche de 208 mujeres en período de lactancia con o sin infección previa del virus.

El integrante del Laboratorio de Virología Molecular de la FIL y uno de los autores principales del trabajo el científico Diego Ojeda, indicó que «hasta el momento sólo se había estudiado la transferencia de inmunidad pasiva en madres en período de lactancia vacunadas con plataformas de RNA mensajero (Pfizer y Moderna) y no había evidencia científica que confirme la transferencia de anticuerpos con las plataformas de vectores virales o inactivadas ampliamente utilizadas en Argentina, como fueron las vacunas AstraZeneca, Sputnik V y Sinopharm. Esto fue lo que hicimos nosotros».

De igual forma, manifestó que «el estudio demostró que las vacunas disponibles en Argentina generan una respuesta inmune humoral que produce anticuerpos del tipo IgG e IgA», refiere el portal Xinhua.

Ojeda detalló que «los anticuerpos del tipo IgA que son secretados desde las glándulas mamarias tienen la capacidad de neutralizar a los patógenos a los que han estado expuestas o inmunizadas mediante vacunas las madres lactantes. Nuestro estudio consistió en detectar y cuantificar estos anticuerpos del tipo IgA específicos contra SARS-COV-2 en la leche materna».

El estudio fue posible gracias a un trabajo colaborativo con el Banco de Leche Humana del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá de Buenos Aires, que en febrero de 2021 cuando se incluyó a las madres lactantes en la campaña de vacunación contra COVID-19, comenzó a enrolar voluntarias de su registro de donantes.

Las madres participantes del estudio recibieron instrucciones sobre cómo tomar la muestra de leche en sus casas y luego entregaron las muestras a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, donde además se sometieron a extracciones de sangre.

VTV/EL/JMP