Científicos fabrican material plástico que conduce electricidad como un metal

Un grupo de científicos reveló un descubrimiento que podría cambiar el mundo de la electrónica para siempre, desarrollaron un nuevo conductor eléctrico con un material muy similar al plástico, pero que se comporta como un metal cualquiera.

¿Cómo lo han logrado? En resumen, se ha reordenado los fragmentos moleculares que componen al material. De esta forma, obtenemos un producto flexible, pero capaz de conducir electricidad extremadamente bien.

Los materiales conductores de la electricidad son absolutamente imprescindibles para fabricar cualquier tipo de dispositivo eléctrico, ya sea un iPhone, un panel solar o un televisor. El grupo más antiguo y numeroso de conductores es, con mucho, el de los metales, dominado por el cobre Luego, hace unos 50 años, se consiguió crear conductores hechos de materiales orgánicos, utilizando un tratamiento químico conocido como “dopaje”, que espolvorea diferentes átomos o electrones a través del material.

Esto vuelve a los materiales más flexibles y fáciles de procesar, en comparación con los metales tradicionales sin procesar, pero el problema es que no son muy estables; pueden perder su conductividad si se exponen a la humedad o si la temperatura se eleva demasiado.

En cualquier caso, tanto estos conductores orgánicos como los metálicos tradicionales comparten una característica común: están formados por filas de átomos o moléculas rectas y muy juntas. Esto significa que los electrones pueden fluir fácilmente a través del material, como los vehículos en una autopista. De hecho, los científicos pensaban que un material tenía que poseer estas filas rectas y ordenadas para conducir la electricidad con eficacia.

Entonces, el científico Then Xie comenzó a experimentar con algunos materiales descubiertos hace años, pero dejados de lado en gran medida por el sector de la ingeniería eléctrica. Colocó átomos de níquel como perlas en una cadena de cuentas moleculares hechas de carbono y azufre, y empezó a hacer pruebas.

Para asombro de los científicos, el material resultó ser capaz de conducir la electricidad con facilidad y gran eficacia. Además, es muy estable. «Lo calentamos, lo enfriamos, lo expusimos al aire y a la humedad, e incluso dejamos caer en él gotas de ácidos y de bases, y no pasó nada», relata Xie.

Es obvio que un material así resulta mucho más práctico de usar que materiales más delicados. Y además, la estructura molecular del material es desordenada, pese a lo cual conduce electricidad.

Xie y otros científicos se propusieron averiguar cómo el nuevo material puede conducir la electricidad. Tras pruebas, simulaciones y análisis teóricos, creen que el material forma capas, y que los electrones pueden seguir moviéndose horizontal o verticalmente, siempre que las piezas se toquen.

VTV/CC/CP

Fuente: NCYT