Cada 30 de septiembre se celebra el Día Nacional de las Burriquitas en Venezuela

En 2016 el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC), declara oficialmente a las “Burras” y “Burriquitas” como Patrimonio Cultural de Rango Nacional y el 30 de septiembre como el Día Nacional de las Burriquitas».

Sus orígenes se remontan a los tiempos de la colonia, en un sincretismo entre las comunidades indígenas y los esclavos africanos, donde, como toda manifestación cultural, ésta ha adoptado elementos distintivos según la zona en la que se practique.

En esta tradición existen ciertos patrones que se repiten a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional como el uso de camisa blanca para los hombres y faldas de colores para las mujeres, quienes danzan sobre una burra elaborada con una armazón cubierta de fieltro y algodón.

Difícilmente exista una escuela en nuestro país, donde cada año, no se incluya en sus actividades culturales este alegre y colorido festín, que implica vestir a alguien con atuendos y trapos simulando ser una Burriquita.

Cada 30 de septiembre se celebra esta festividad. No obstante, en las calles de ciudades y pueblos, tanto del Occidente como del Oriente de Venezuela salen a las calles “burriquitas” durante el período decembrino y las actividades carnavalescas.

Los poetas Luis Beltrán Prieto Figueroa y Andrés Eloy Blanco, en su momento, hicieron un gran empeño en que esta tradición venezolana se practicara y mantuviera en el tiempo en nuestras escuelas al son de una pegajosa canción que todo el mundo la entonaba en el marco de la festividad: “Ya viene la burriquita, ya viene domesticá (bis), no le teman a la burra que no es la mula maniá (bis), Ay sí, ay no, Mariquita me regaló, un canario que cantaba, los versos del Niño Dios (bis)”.

/CP