“Bota” exoesquelética permite caminar de forma más eficaz

Los exoesqueletos que ayudan a mover las piernas, aumentando la velocidad de la marcha y reduciendo la energía necesaria, pueden ser útiles para personas con problemas de movilidad, entre otras aplicaciones.

Los beneficios de estos dispositivos se han demostrado, sobre todo, dentro de los laboratorios con cintas de correr, pero no en condiciones reales, donde la velocidad y la duración de la caminata son variables.

Un modelo de aprendizaje automático utiliza los datos de los sensores portátiles del exoesqueleto para determinar cuál es el mejor patrón de asistencia para cada usuario.

Ahora, bioingenieros de la Universidad de Stanford en California (EE. UU.), han fabricado una “bota” exoesquelética que se adapta a cada usuario para que este pueda caminar más rápido y eficazmente en la calle, en condiciones reales.

Los resultados de su estudio que publican en la revista Nature, muestran un nuevo enfoque en el diseño de sistemas robóticos “vestibles” y su potencial para que en el futuro se puedan utilizar en la vida cotidiana.

El dispositivo pesa 1,2 kg por tobillo y cuenta, entre otros componentes, con sensores portátiles de bajo costo, sistemas de transmisión de fuerzas e información y baterías que se colocan en la cintura de los usuarios, además de un novedoso modelo de gestión de datos con inteligencia artificial.

“Uno de los avances de nuestro trabajo fue el desarrollo de un modelo de aprendizaje automático que utiliza los datos de los sensores portátiles del exoesqueleto (ángulo del tobillo, su velocidad y esfuerzo de torsión aplicado), para determinar cuál era el mejor patrón de asistencia al utilizar nuestro dispositivo”, explica a SINC el autor principal, Patrick Slade.

VTV/CC/JMP

Fuente: SINC