Barbarie civilizada, por Roberto Hernández Montoya

Como colonia nacimos con la convicción inapelable de que somos barbarie, indiada, negraje, pardaje, salvo Leopoldo y MariCori. Todo lo demás es barato y chapucero. Solo ellos dos y sus pariguales son gente de calidad, elegante, culta, exquisita, superior, blanca y de trato.

Dígame usted lo depurado que es Henry Ramos Allup… Ah, no, que es árabe, moro, sarraceno. Bueno, tocará seguir buscando. Es difícil porque no es mucha la limpieza de sangre que hay en este país. Hay que aferrarnos a María Corina Purísima.

Las personas más puras son las que tienen la bendición gringa y/o europea, a quienes Josep Borrell ha ungido con su benévola legitimidad.

Gente destilada en elecciones libres y creíbles, como las de Colombia, con fotocopias y francotiradores de láser legítimos y creíbles. Y mejor si hablan inglés, que es el idioma más legítimo que existe.

Pregúntale a Borrell, que es experto en legitimidad. Y habla inglés. Casi no se le nota el acento gachupín. Perdona tanta estupidez, pero es que no hay mejores argumentos que estos para justificar estas y otras injusticias.

¿Conoces mayor estupidez que el racismo? Yo tampoco. El ejemplo más reciente más histérico es la rusofobia, que repudia gatos y árboles rusos. Y lo hacen sin reír. claro, convengo en que como chiste es bastante malo. Ni chiste es, aunque da risa. Humor involuntario. Como cuando MariCori besa a una mulata y rapidito se restriega la boca ante la cámara.

Al racismo le importa un comino hacer el ridículo. Ya ves cómo la supuesta superioridad yanqui se arruina en la siguiente balacera. Por eso Walter Benjamin decía que toda civilización contiene no sé qué un fondo de barbarie. Alemania era un primor de civilización y ya ves lo que le pasó durante la Segunda Guerra Mundial. No solo causó destrucción masiva sino que hizo el ridículo, lo que ya es el colmo.

Pero no hay que llegar a ese colmo para ser nazi. Hay un fascismo difuso que infesta el mundo, que consiste en conductas como las matanzas masivas yanquis de parte de un idiota que ni siquiera se sabe por qué hace lo que hace porque generalmente se suicida como epílogo de su épica gesta.

Por aquí cerca tenemos guarimbas, quema de gente viva y otras proezas promovidas por los patricios Leopoldo y MariCori.

Roberto Hernández Montoya  / @rhm1947 / Publicado por ÚN

CONOZCA MÁS:

VTV/Ora/JMP