Automotrices de China y Alemania establecen empresa mixta para fabricar y comercializar vehículos voladores

La automotriz china Geely Holding Group y la alemana Volocopter, establecieron una empresa mixta en la provincia de Chengdu (suroccidente) para fabricar y comercializar los vehículos voladores, informó este jueves la prensa local.

Un reporte del canal CGTN, indicó que la firma se encargará de la manufactura y distribución dentro del mercado doméstico de los productos de Volocopter, a fin de acelerar la movilidad aérea urbana en los próximos 3 años.

Además, participará en la feria internacional sobre aviación Airshow China que sesionará el próximo martes.

Volocopter, es pionera en la fabricación de aeronaves eléctricas (eVTOL), tanto autónomas como conducidas, y antes cerró un acuerdo con la filial de Geely, Wofei Changkong Technology, para llevar a los cielos el novedoso aparato.

Ofrecer un servicio «accesible, seguro y rápido» en distancias cortas, será el principio que perseguirá China cuando en 2024 haga realidad el sueño de introducir al sistema de transporte urbano los taxis volares.

Al igual que otras potencias del mundo, el país asiático también apuesta por revolucionar la movilidad aérea de sus ciudades mediante una inventiva, solo antes vista en películas de ciencia ficción y con proyecciones de convertirse en un negocio muy rentable.

Días atrás, China dio un paso más en esta aventura cuando la corporación Shanghai TCab Technology anunció el comienzo de las pruebas de la nave denominada E20, completamente eléctrica, con despegue vertical, espacio para trasladar a 4 pasajeros y capaz de volar a 260 kilómetros por hora.

El diseño del equipo le permite aterrizar y despegar con facilidad. La velocidad estimada lo hará 5 veces más rápido que los taxis convencionales y la batería cargará por completo en solo media hora.

Aunque todavía el Gobierno no aprobó leyes específicas sobre las operaciones en esta industria, provincias como Hunan, Anhui, Jiangxi y Zhejiang se vislumbran como posibles líderes, porque la favorecen con incentivos al desarrollo y construcción de infraestructuras para lo que podría convertirse en turismo de baja altitud.

De acuerdo con Jiang Jun, directivo de TCab Technology, su firma y la Administración de Aviación Civil, buscan referencias en las regulaciones extranjeras acerca del uso de los eVTOL para conformar el respectivo certificado.

Auguran además con optimismo, una alta demanda del servicio y que los clientes podrían ser los mismos empresarios, invitados a eventos especiales o ciudadanos comunes con necesidad de llegar pronto a cualquier sitio. //MT

Fuiente: Prensa Latina