El riesgo de padecer demencia puede aumentar con el consumo de estos alimentos

Los alimentos ultraprocesados, como la pizza congelada y las preparaciones precocinadas, nos facilitan la vida. Sin embargo, si más del 20 % de tu ingesta diaria de calorías corresponde a alimentos ultraprocesados, tu riesgo de deterioro cognitivo puede ir en aumento, según revela un nuevo estudio.

De acuerdo a reseña de medios internacionales, esa cantidad equivaldría a unas 400 calorías en una dieta de 2.000 calorías al día. A modo de comparación, una orden de papas fritas pequeñas y una hamburguesa con queso sencilla contiene un total de 530 calorías.

La parte del cerebro involucrada en el funcionamiento ejecutivo –la capacidad de procesar información y tomar decisiones – resulta especialmente afectada, según el estudio publicado en la revista académica JAMA Neurology.

Los hombres y mujeres del estudio que comían la mayor cantidad de alimentos ultraprocesados presentaban una tasa de deterioro de la función ejecutiva un 25 % más rápida y una tasa de deterioro cognitivo general un 28 % más rápida en comparación con los que comían la menor cantidad de alimentos excesivamente procesados.

Comida chatarra más hambre una causa de obesidad en México

“Aunque se trata de un estudio de asociación, no diseñado para demostrar la relación causa-efecto, hay una serie de elementos que refuerzan la idea de que cierta aceleración del deterioro cognitivo puede atribuirse a los alimentos ultraprocesados”, afirma el doctor David Katz, especialista en medicina preventiva y de estilo de vida y en nutrición.

“El tamaño de la muestra es considerable, y el seguimiento, amplio. Aunque carece de pruebas, es lo bastante sólido como para concluir que los alimentos ultraprocesados probablemente son malos para el cerebro”, agregó.

Sin embargo, hubo un giro interesante. Si la calidad de la dieta en general era alta, lo que significa que la persona también comía muchas frutas y verduras sin procesar, cereales integrales y fuentes saludables de proteínas, la asociación entre los alimentos ultraprocesados y el deterioro cognitivo desaparecía, dijo Katz.

“Los alimentos ultraprocesados arrastran la calidad de la dieta hacia abajo y, por tanto, su concentración en la dieta es un indicador de mala calidad de alimentación en la mayoría de los casos”, apuntó el especialista, a lo que agregó que “por atípico que parezca, aparentemente algunos de los participantes lo lograron manejar. Y cuando la calidad de la dieta era alta, la asociación observada entre los alimentos ultraprocesados y la función cerebral desaparecía”.

Muchos alimentos ultraprocesados

Según el estudio, los alimentos ultraprocesados se definen como “formulaciones industriales de sustancias alimentarias (aceites, grasas, azúcares, almidón y proteínas aisladas) que contienen poco o nada de alimentos enteros y suelen incluir saborizantes, colorantes, emulsionantes y otros aditivos cosméticos”.

Los participantes en el estudio que consumían más alimentos ultraprocesados tenían “más probabilidades de ser más jóvenes, mujeres, blancos, con estudios e ingresos superiores, y más probabilidades de no haber fumado nunca, y menos de ser consumidores habituales de alcohol“, según el estudio.

No es solo el cerebro

Además del impacto en la cognición, ya se sabe que los alimentos ultraprocesados aumentan el riesgo de obesidad, problemas cardiacos y circulatorios, diabetes, cáncer y de una vida más corta.

“Los alimentos ultraprocesados en general son malos para todas nuestras partes”, afirma Katz, presidente y fundador de la organización sin fines de lucro True Health Initiative, una coalición mundial de expertos dedicada a la medicina de estilo de vida basada en evidencia.

Los alimentos ultraprocesados suelen tener un alto contenido en azúcar, sal y grasa, y todos ellos favorecen la inflamación en todo el organismo, que es “quizá la mayor amenaza para el envejecimiento saludable del cuerpo y el cerebro”, afirma el profesor de Neurología de la Facultad de Medicina de Harvard y director de la unidad de investigación sobre genética y envejecimiento del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Dr. Rudy Tanzi.

“Mientras tanto, como son convenientes como comida rápida, también sustituyen el consumo de alimentos ricos en fibra vegetal, que es importante para mantener la salud y el equilibrio de los billones de bacterias del microbioma intestinal”, añadió Tanzi, “que es particularmente importante para la salud del cerebro y para reducir el riesgo de enfermedades cerebrales relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer”.

¿Qué podemos hacer?

¿Cómo puedes evitar que esto te ocurra a ti? Si incluyes alimentos ultraprocesados en tu dieta, intenta contrarrestarlos consumiendo también alimentos de alta calidad, como frutas, verduras y cereales integrales.

“La conclusión que se sugiere aquí es que los alimentos ultraprocesados son, de hecho, un ‘ingrediente’ importante, pero la exposición en la que deberían centrarse los esfuerzos de salud pública es la calidad general de la dieta”, afirma Katz.

Una forma sencilla de garantizar la calidad de la dieta es cocinar y preparar los alimentos desde cero, según Suemoto.

“Decimos que no tenemos tiempo, pero en realidad no hace falta tanto”, dijo Suemoto.

“Y vale la pena, porque protegerás tu corazón y tu cerebro de la demencia y el alzhéimer. Ese es el mensaje con el que hay que quedarse: deja de comprar cosas superprocesadas”.

VTV/FB/CP